EntérateYucatán

La lógica social del espacio urbano y la movilidad en Kanasín

En días pasados, el C.P. Moisés Herrera Canto vecino de Kanasín propuso la creación de rutas transversales para el transporte público, toda vez que actualmente para poder realizar recorridos entre las colonias que se localizan en los extremos sur y norte de Kanasín, hay que desplazarse hasta el centro de Mérida o tener que salir al Periférico.

Rutas transversales en Kanasín vs rutas al Centro de Mérida

Es decir, si los vecinos de Leona Vicario que se localiza en el sur de Kanasín necesitan ir hacia las colonias del norte, como San Camilo, Villas de Oriente o Melchor Ocampo, se ven obligados a utilizar el transporte público que los llevaría hasta el centro de Mérida o en su caso, tener que tomar una ruta que pase por el Periférico para que los pueda acercar a estas colonias.

Desde esta perspectiva los vecinos de Kanasín se enfrentan a dos problemas prioritarios. Primero que nada, a recorridos más largos y costosos. Y segundo, al tema de la seguridad, porque utilizar la vialidad del Periférico para desplazarse entre las colonias es muy peligroso. Es por ello por lo que el tema de la movilidad adquiere vital importancia para comprender la lógica social del espacio urbano, en el entendido de que habría que valorar cuál es el costo social de que al interior del municipio se carezca de vialidades y rutas transversales que acerquen a las personas y les faciliten sus recorridos.

Como consecuencia, la estructura urbana y la traza de las calles son los elementos fundamentales para estructurar las estrategias para la movilidad. Más aún cuando hablamos de zonas habitacionales que se localizan en la periferia de Mérida y hasta cierto punto requieren con urgencia tener independencia y autonomía con respecto al sistema centralizado del transporte urbano. Y al mismo, tiempo hay un compromiso social con la población para garantizarles las mejores opciones para desplazarse.

El caso de Kanasín y la propuesta del C. P. Moisés Herrera, es un ejemplo para demostrar que los especialistas en el tema son lo que viven día a día los inconvenientes de la movilidad. No se requieren de profundos estudios o de acciones costosas, simplemente se requiere de alta empatía para sentarse a platicar con los vecinos y comprender sus necesidades y con ello, devolverle al espacio su función y lógica social. Este ejercicio se debería realizar de manera sistematizada y pormenorizada, como un acto de participación ciudadana en las decisiones para mejorar la experiencia urbana. Desde esta perspectiva, se estarían ejerciendo tres derechos humanos fundamentales: el derecho a la participación ciudadana, el derecho a la ciudad y el derecho a la movilidad.

Por: Dra. en Arq. Yolanda Fernández Martínez

Directora de Habitar y más

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.