Bienestar Espiritual

Jóvenes: ¿Por qué razones poderosas debemos arrojar de nosotros la ansiedad?

Una vez que hemos clamado por la ayuda divina, ¡jamás abandonemos esta bendita y vivificante costumbre! ¡Oremos con el corazón todos los días! ¡Memoricemos y conservemos estas Palabras de Vida!

Para comenzar nuestro tratamiento eficaz, convenzámonos que sin LA VIDA ESPIRITUAL, nuestra existencia siempre tendrá un vacío que de no ser llenado por LA PRESENCIA DIVINA, será como una computadora llena de basura, de kookies y de ventanas abiertas que nos van a entorpecer o a alentar nuestros proyectos de vida a grado tal de PARALIZARLOS.

La clave de nuestra REGENERACIÓN ESPIRITUAL se encuentra en el mandato de Cristo: “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” (San Mateo 6:33). Si nos adentramos al REINO DE DIOS, si vivimos justamente como se debe, toda ansiedad y toda preocupación ya no tienen nada que ver en nosotros, porque la vivencia del Reino de Dios nos imprime certeza, seguridad, confianza y firmeza en todo nuestro diario vivir. La oración con los salmos nos llena del poder del Espíritu Santo, nos reconstituye por más destrozados que ya estemos, trayéndonos paz a nuestras almas: “El Señor está cerca, para salvar a los que tienen el corazón destrozado y han perdido la esperanza.” (Salmo 34:18). La inspiración del Espíritu Santo, quien nos convence de que nosotros somos SU TEMPLO VIVIENTE, es la que nos hace entender con toda claridad que: “La ansiedad en el corazón del hombre lo deprime, más la buena palabra lo alegra.” (Proverbios 12:25). El Espíritu Santo nos aconseja sapientísimamente así: “Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! Que su amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. (Filipenses 4: 4-7).

Jóvenes: Hay muchísimos consejos en la Palabra de Vida, pero siguiendo estos pocos nos será suficiente para poder encarnar LA PALABRA DE DIOS en nosotros y así, estar siempre, por siempre y para siempre llenos de alegría, de optimismo, de entusiasmo, de paz, de salud con un excelente bienestar. Una vez que hemos oído la voz divina que con sabiduría y amor nos ha hablado al corazón a fin de que nuestra vida sea maravillosamente feliz, ¿seguiremos preocupándonos, llenos de angustia y de ansiedad que nos conducen a UNA EXISTENCIA SIN CALIDAD DE VIDA?

P. Cosme Andrade Sánchez+

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.