EntérateQuintana Roo

Presenta la Universidad del Caribe el libro “Cancún a 50 años del sueño”


25 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- El libro “Cancún a 50 años del sueño” fue presentado hoy por la Universidad del Caribe (Unicaribe), como una obra que no sólo repasa la historia del proyecto de banqueros y urbanistas, convertido en el centro turístico más importante de México y Latinoamérica, sino que analiza la evolución social, cultural, ambiental y económica de una urbe costera, poblada por indígenas y extranjeros, cuya identidad suele ponerse en duda; una ciudad vista como destino y no como origen; joven, pero de rápido envejecimiento.

El evento virtual estuvo moderado por el cronista, Francisco Verdayes, quien escribió el prólogo del libro de 260 páginas, coordinado por las investigadoras de tiempo completo, Christine McCoy Cador y Lorena Hernández Wobeser, en el que participan 15 autoras y autores, quienes emergen desde la academia, el urbanismo, la antropología, la sociología, la economía, el activismo ambiental y urbano para dibujar a Cancún, 50 años después, a propósito de su aniversario.

Al analizar el contenido del libro, la antropóloga, Bianet Castellanos, dedicada desde 1991 a documentar la migración del pueblo maya hacia el primer Centro Integralmente Planeado (CIP) en México, indicó que el documento exhibe la complejidad que encierra una ciudad que posee más de los tres rostros que se le han reconocido: Zona hotelera, ciudad y regiones populares.

Mencionó que las y los autores dibujan a una “ciudad juvenil” que, al mismo tiempo “está envejeciendo rápidamente” y rompen el “mito del paraíso inventado”, ofreciendo una vista más amplia de la economía urbana y una mirada a la evolución de la educación superior o ahondan acerca de los “dramáticos” cambios del entorno ecológico que ha sufrido la zona, so pretexto del desarrollo, modelo que ha aumentado la polarización económica.

Castellanos subrayó que 50 años después, el mito de Cancún como una ciudad joven, oculta su tasa acelerada de envejecimiento, con problemas de inseguridad urbana y asentamientos irregulares; carencia de servicios públicos, violencia en contra de las mujeres.

El libro muestra -dijo- la evolución de una sociedad civil que hace contrapeso y defiende sus espacios naturales, como en el caso de Tajamar, que puso como ejemplo.

Luis Velasco, también antropólogo, nacido en Cancún, resaltó el valor del libro en términos de contenido, pero también por conjuntar una visión de la ciudad-destino, desde adentro, cuando todo el análisis que se ha hecho proviene de fuera.

“Es un esfuerzo local por dar un punto de vista desde adentro. Esto es importante porque todo lo que se ha escrito sobre Cancún viene desde afuera”, manifestó, al señalar que Cancún tiene en realidad dos historias, como proyecto turístico y como ciudad.

Al destacar que Cancún es en sí misma un laboratorio vivo, la rectora de la Unicaribe, Pricila Sosa, explicó que esta condición permite a sus habitantes atestiguar, analizar y participar en construir la propia ciudad, escenario en el cual el papel de las universidades es fundamental.

Del libro, señaló que reúne distintas perspectivas: La histórica, económica, psicológico-social, ambiental y cronológica, reuniendo la visión de quienes protagonizaron la creación de la ciudad y su centro turístico y de quienes viven hoy la planeación del lugar.

De igual manera da espacio a las visiones más criticas, como una suerte de ensayo “con una profunda reflexión, un análisis de la población desde el activismo”, principios que una universidad debe fomentar, al ser sitios de encuentro, debate y pensamiento.

El economista, Pedro Dondé -uno de los creadores de Cancún- recordó cómo en 1969 llegó junto con los hermanos Landa Verdugo y Antonio Enriquez Savignac, para diseñar el CIP.

Un año antes -evocó- en el Banco de México pidieron a Ernesto Fernández Hurtado, encargarse del tema y junto con Enriquez Savignac se dieron a la tarea de elaborar los primeros estudios de mercado, revisando experiencias nacionales como Acapulco y Puerto Vallarta e internacionales como Hawai, sobre destinos de sol y playa y de cómo el turismo era una vía en países como España para generar divisas y empleos.

Buscaron entonces playas en México, en donde desarrollar el proyecto. Entre Baja California y el entonces territorio de Quintana Roo, optaron por este último.

“Nos impresionó Cancún, que tenía una laguna interior lo cual era importante para la recreación de visitantes; había una carretera de Puerto Juárez a Mérida, que serviría de conducto de materiales para la construcción y proveeduría de los hoteles; había agua subterránea para dotar a la población; electricidad… había una red a kilómetros de Leona Vicario”, describió.

Se eligió también como un punto estratégico para impulsar a la Península de Yucatán y por su cercanía con Estados Unidos, que proveería de turistas. En 1968 1.3 millones de estadounidenses habían viajado al Caribe, con crecimientos a doble dígito, comentó.

Con esa información se constituyó el Infratur, Fondo de Infraestructura Turística, conformado por abogados, arquitectos y urbanistas, para la adquisición de terrenos. El equipo estuvo integrado en 1969 y en ese año se consiguió un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Inicialmente se contempló construir mil 500 cuartos, para generar demanda turística y el volumen necesario para justificar el tener un aeropuerto internacional. Se pensó en tener el doble de habitaciones -es decir, 3 mil- en 10 años; se planeó contar con un campo de golf, un centro comercial y un centro de convenciones para explotar el turismo de negocios y otra serie de atractivos.

Para 1974 abrió el primer hotel -el Playa Blanca- y dos años después se habían construido ya dos mil cuartos, se tenía el registro de 150 mil pasajeros y 70 mil de ellos eran extranjeros.

Hoy Cancún cuenta con un Aeropuerto Internacional con cuatro terminales, más de 150 hoteles, más de 38 mil cuartos en operación -algunos de ellos suspendidos aún por la contingencia sanitaria del coronavirus- y una población mayor a los 800 mil habitantes.

Las coordinadoras del libro, Christine McCoy y Lorena Hernández, agradecieron a las y los 15 autores, entre quienes figuran Pedro Dondé, Bettina Cetto, Tiziana Roma, Enrique Flores, Araceli Domínguez, Lorena Careaga, entre otros, para conformar un trabajo que llevó dos años, con motivo del 50 Aniversario de Cancún, el 20 de abril de 2020.

También reconocieron el apoyo del Grupo Panorama -encargado de una serie de murales urbanos para rescatar espacios en la ciudad- que donó la foto para la portada, así como el patrocinio de Monex, para financiar el libro.

El director de Monex, Héctor Lagos, destacó la importancia del documento, del cual dijo que reúne a voces con trayectorias destacadas para plasmar lo que es Cancún a 50 años del sueño.

Agregó que el grupo tiene 35 años de trayectoria en el mercado financiero mexicano, 27 de ellos, en Cancún.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.