Bienestar Espiritual

Jóvenes: ¡No vivan desconectados! ¡Esa desconexión los enferma!

¡Qué afortunados son quienes tienen una familia bien conectada! Una familia desconectada es una familia integrada, unida, bendita, exitosa, soñadora, con propósitos, vencen todo, lo logran todo y lo tienen todo.

En este tiempo que estamos viviendo donde la tecnología a diario nos ofrece muchas innovaciones extraordinarias, también, por falta de sabiduría, por nuestra irresponsable manera de manejarla, nos está manipulando y nuestra falta de orden, de control y sobre todo, por nuestra permisividad, está enfermando a la familia, la está dividiendo, la está desconectando a tal grado que ya parecen UNOS DESCONOCIDOS viviendo bajo el mismo techo.

¡La Unidad Familiar es PRIMORDIAL, es vital y es irrenunciable!  una familia desconectada es una familia próxima a ser una familia disfuncional, donde al final, cada uno hace lo que quiere y se desintegra totalmente. Muchas veces hemos escuchado que el éxito no está ni en la profesión de excelencia ni en una empresa muy fuerte, sino en tener una familia sonriente y que sabe vivir el momento; es decir, bien unida, solidaria, amorosa, alegre, ocupada, que, en la mesa, en las reuniones familiares están conectados de todo lo tecnológico y saben convivir con los suyos. ¡Esa es una familia totalmente exitosa, porque se dan tiempo para sonreír, para escuchar, para orar, para meditar, para reflexionar, para agradecerle a Dios la dicha de ser lo que son y tener lo que tienen, para enriquecerse con más valores, para conversar en vivo y a todo color, para discutir con inteligencia sus problemas y obtener conclusiones lógicas y satisfactorias! 

¿Qué ese modelo de familia es una utopía, que jamás ha existido, que es solo algo soñado o teórico?

¡No! ¡De ninguna manera, jovencitos! ¡Nos hace falta que en el hogar haya líderes que ayuden con valor, con inteligencia, con tacto y con sabiduría para poder lograrlo! ¡Por supuesto que se puede y jamás será tarde para conseguirlo! ¡Comprendamos que la tecnología está a nuestro servicio y no nosotros sujetos controlados por ella!

Una juventud conectada en todo tiempo y lugar a la tecnología está contribuyendo a la destrucción de lo más bello que Dios nos ha dado: nuestra familia. Por eso mismo, una juventud ya controlada es presa fácil de ser manipulada, conducida a obedecer a intereses de los controladores mundiales que, finalmente, quedará, ¡despersonalizada, robotizada y enajenada!

Jóvenes: ¡aún estamos a tiempo! ¡solo basta que reflexionemos y evitemos el ser presa fácil de quienes manipulan en la política, en la religión, en la sociedad y en todo ámbito a fin de tenernos y someternos bajo su control total! ¡la vida espiritual es para liberarnos de todo mal! ¡una religión sana es donde la palabra de vida forja hombres cristianos, con valores, con entusiasmo y con la gracia divina viven, aman, respetan a los demás y proyectan al exterior lo extraordinario que son y tienen! ¡de todos ustedes depende el optar por la libertad o por la esclavitud!   

P. Cosme Andrade Sánchez+

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de