EntérateQuintana Roo

Toman pacíficamente oficinas de la Comisión de Derechos Humanos en Cancún y protestan en Chetumal y Tulum

Ombudsperson pide no criminalizar la protesta y afirma que en ella “hay un reclamo justo; hay una rabia digna, hay un dolor colectivo que nos puede pegar a todos”.


15 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- Colectivas feministas ocuparon las oficinas de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO) en Cancún y, simultáneamente, realizaron manifestaciones pacíficas en las instalaciones del organismo en Tulum y en Chetumal, para solidarizarse con las familias que han perdido a sus hijas, hermanas, madres o amigas, a causa de la violencia feminicida y las omisiones de las autoridades.

El acto inició a las 18 horas, con la participación de mujeres con el rostro cubierto. En Cancún, ingresaron a las instalaciones y colocaron cintas en color rosado. Pintaron paredes, ventanas, puertas, pisos y mobiliario en color verde, morado o negro, dentro y fuera del edificio, para expresar la indignación por los crímenes en contra de niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres que son víctimas de violencias de diversos tipos.

En el patio interior del inmueble, entonaron canciones -como la de “El Violador eres tú”, de las Tesis- bailaron, lanzaron consignas y realizaron un pase de lista de mujeres que han sido asesinadas.

En sus distintas intervenciones exigieron justicia para diversas mujeres desparecidas y agredidas sexualmente. Una de ellas, Fabiola, una joven que fue atacada en su domicilio, como parte de un probable acto de lesbofobia, que ha sido negligentemente conducido por la Fiscalía General de Justicia del estado.

También señalaron que, pese a que las autoridades sólo contabilizan nueve feminicidios en lo que va del año, se han registrado más de 45 muertes violentas.

“Estamos aquí porque en este país no hay justicia para las mujeres somos ultrajadas, asesinadas y por si fuera poco las autoridades duda de nuestra palabra cuando demandamos justicia. (…) Estamos en una guerra de sobrevivencia”, exclamaron al micrófono.

La ocupa, temporal y acordada: CEDH

Afuera de las instalaciones, el presidente estatal de la Comisión de los Derechos Humanos, Marco Antonio Toh, informó que la ocupación del edificio, ubicado en el centro de la ciudad, ocurrió de manera pacifica y señaló que se mantenía en diálogo permanente con las activistas.

Él y personal del organismo se mantuvieron en el lugar en calidad de observadores, para documentar e impedir algún percance con las autoridades. En entrevista, respaldó las motivaciones de las activistas y llamó a los medios de comunicación a reflejar y contextualizar lo sucedido, con enfoque de género, sin criminalizar, ni estigmatizar.

“Se requiere analizar este asunto con una óptica o perspectiva de género. Nosotros como especialistas en Derechos Humanos sabemos que lo que ocurre es grave y me refiero a lo que está pasando con las mujeres en el país y por eso tratamos de ser conciliadores no sólo con autoridades y servidores públicos que reprueban este tipo de actos, sino también con la misma comunidad.

“Definitivamente tienen que entender que esta manifestación es nada, comparado con lo que ellas están reclamando. Incluso yo hablo de una manifestación simbólica y me cuestionan porque me dicen que pintaron paredes y les digo que la ocupación fue temporal, acordada con nosotros, nunca fueron agresivas con nadie del personal y, a solicitud mía, el equipo de visitaduria y abogados, estuvimos muy pendientes”, explicó.

Las mujeres solicitaron respeto al anonimato, que no hubiese represión, ni detenciones y que se les diera libertad.

“Yo les invito a la reflexión. Es una manifestación simbólica, para mí significa mucho y me hace pensar como ombudsperson, que debo estar del lado de estas manifestaciones porque hace falta mucho por hacer y preocupa.

“Invito a la ciudadanía, a quienes trabajan en el servicio público, a que no criminalicen esta manifestación, por favor; que sea libre, que se entienda que hay un reclamo justo; hay una rabia digna, hay un dolor colectivo que nos puede pegar a todos”, subrayó.

Una acción similar se desarrolló en Chetumal, aunque las instalaciones no fueron tomadas.

Ahí, mujeres embozadas se plantaron para explicar que su protesta es detonada por todas las mujeres que viven y por las que han sido asesinadas, en una entidad con altos índices de feminicidios y violaciones, en donde las autoridades criminalizan a las víctimas.

Colocaron pancartas en el inmueble y tomaron la voz para interpretar “La canción sin miedo”, escrita por Vivir Quintana.

En la Visitaduría de Tulum, hubo una protesta pacífica y las activistas pegaron algunas pancartas en las oficinas, pero se marcharon tiempo después.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de