CulturaEntérate

Mérida de mis Amores

Muchos de los directores de grupos folclóricos en la ciudad, han sostenido el anhelo de realizar funciones permanentes a lo largo de años, y en el Peón Contreras. Esa añoranza viene como una emulación al Ballet Folclórico de México, fundado por Amalia Hernández, agrupación que lleva más de 50 años presentándose miércoles y domingos en el Palacio de Bellas Artes de Ciudad México. Para tal hazaña, irrepetible por nadie hasta hoy, Amalia hizo un repertorio muy bien seleccionado de las danzas de distintas regiones del país y conjuntó a bailarines de ballet, para lograr la estilización de los bailes mexicanos según su imaginación. Ese ha sido su éxito, y que ha prevalecido a pesar de desencuentros con el poder político, como en la época de Luis Echeverría, cuando doña María Esther Zuno, la sacó del Palacio de Bellas Artes y la mandó, temporalmente,  al Auditorio Nacional.

Yo también tuve el deseo de hacer un programa atractivo, turístico y comercial, basado en algunas costumbres de nuestra tierra, pero utilizando el lenguaje de la técnica del ballet clásico.  El resultado, en el desk work, fue “Mérida como te Quiero”, utilizando canciones que hicieran alusión a nuestra ciudad, en distintas épocas. El nombre tuve que cambiarlo porque el original servía de slogan de algún asunto oficial  y podía parecer proselitismo mi obra. Entonces, el maestro Luis Alvarado Alonso, sugirió “Mérida de mis Amores”, que tenía el mismo sentido.

Para una de las partes del espectáculo coreográfico,  necesitaba una pieza larga,  percusiva y descriptiva de varios temas simultáneamente. No había tal. Me reuní con los integrantes del trio Vendaval y les expuse mi necesidad. Tardaron un poquito en asimilar la idea, pero finalmente, un día, comenzaron a rasguear las cuerdas de sus guitarras y salió una pieza deliciosa, sumamente bailable y pegajosa.

En ese momento la compañía de ballet tenía un compacto grupo de bailarines del mejor nivel técnico e interpretativo: Tatiana Arcila, Mabel Pavía, Monserrat Castellanos, Mónica Arceo, Emmanuel Gutiérrez, César Pérez, Pablo Mercader Duch,  Juan González, Roger Pech y Genaro Sosa.

Mabel Pavía, César Pérez, Roger Pech y Genaro Sosa, interpretaron un cuarteto que arrancaba aplausos del público en cada fragmento de su baile.

La música fue en vivo y contó con la participación de la cantante Paty Achach (+), quien se acopló al espectáculo de una manera  insuperable.

Arrancaba la obra con un poema del maestro Luis Pérez Sabido, que sentaba temáticamente el desarrollo de todo el espectáculo.

Igual que con Canek y Espartaco, el público gritó, silbó, se puso de pie, dando a los artistas una larga ovación. Así fue en cada presentación.

En realidad, la obra tenía un definido tinte turístico y comercial. De ahí su éxito. Expuse ante mis autoridades que la obra la hice pensando en un programa que perdurara mucho tiempo en una cartelera semanal. Propuse que se presentara cada domingo siguiendo las temporadas de la OSY. Me pidieron una calendarización siguiendo la idea anterior, y como respuesta la Jefa de Danza, programó el espectáculo para dos funciones en un año. ¿Qué pasaba? ¿Por qué, tal respuesta?  Involucrada en la danza contemporánea, le costaba mucho trabajo aceptar, el gran gusto por el ballet clásico, por parte del público de Yucatán.  

Nunca entendió que los éxitos institucionales, jamás serán grupales. El Ballet Bolshoi, Ballet Nacional de Cuba o la ópera de París, dan fama a sus gobiernos, instituciones y patria.

Ahí está la historia, luego, en otro tiempo y lugar, se ahondará.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de