Vida Saludable

Un hospital de Roma realiza la primera cirugía con marcapasos inalámbrico

El hospital italiano Fatebenefratelli situado en Roma implanta por primera vez un marcapasos inalámbrico en el corazón sin ninguna incisión. El dolor postoperatorio es prácticamente nulo, ya que no se realizan cortes quirúrgicos.

Ciudad del Vaticano. Lo llaman “la cardiocápsula que estimula el corazón” y se trata de la primera cirugía de marcapasos inalámbrico de doble cámara Micra AV; un dispositivo revolucionario en la historia de la estimulación cardíaca, que, cuando se inyecta, llega al corazón y gracias a sus diminutos dientes permanece unido a la pared del órgano. 

La operación ha sido realizada con éxito por el equipo de la Unidad de Aritmología del hospital fatebenefratelli de la Isla Tiberina situado en Roma, compuesto por Stefano Bianchi (Director de Cardiología UOC), Pietro Rossi (Jefe de Aritmología UOS) y los doctores Filippo Cauti y Luigi Iaia.

La solución para pacientes que no pueden implantar un dispositivo estándar

Este marcapasos (especialmente indicado en sujetos con pausas patológicas del ritmo cardíaco o con bloqueos auriculo-ventriculares que requieren estimulación ventricular guiada auriculo-ventricular) ofrece una solución muy importante para aquellos pacientes que no pueden implantar un dispositivo estándar porque han tenido episodios de infección en el pasado.

De hecho, en comparación con el marcapasos tradicional, que normalmente se coloca en un bolsillo subcutáneo debajo de la clavícula con los electrocatéteres (tubos de silicona) desde las venas del pecho hasta el corazón, el innovador dispositivo se inserta a través de un catéter venoso temporal desde la pierna y se implanta directamente en el músculo cardíaco al que está “anclado”.

De esta manera, se elimina el riesgo de infección que con el paso de los años puede golpear el bolsillo subcutáneo debido a la presencia de electrocatéteres. Además, el dolor postoperatorio es prácticamente nulo, ya que no se han hecho cortes quirúrgicos.

Sin limitaciones postoperatorias, indoloro y reducción de los tiempos de hospitalización

A diferencia de la implantación de un marcapasos estándar, el paciente no tiene limitaciones postoperatorias y puede retomar inmediatamente la movilidad de los miembros superiores, con la consiguiente reducción de los tiempos de hospitalización.

Para el tratamiento de las arritmias, se realizan unas 800 operaciones anuales en el Hospital Fatebenefratelli de la Isla Tiberina de Roma. “Son procedimientos complejos que sólo pueden realizarse en centros altamente especializados – explica Stefano Bianchi, Director de la Unidad de Cardiología del Hospital – pero gracias a la nueva maquinaria y a la nueva instrumentación adquirida, ahora es posible realizar estos sofisticados procedimientos con mayor facilidad y eficiencia”.

Por VaticanNews

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de