CulturaEntérate

EL BALLET ESPARTACO EN MÉRIDA

El ballet Espartaco, compuesto por Aram Khachaturian, se estrenó el 27 de diciembre de 1956, con coreografía de Leonid Jacobson, sin mayor éxito. Luego, Igor Moiseyev la estrenó en Moscú en el teatro Bolshoi en 1958, con igual suerte que el estreno anterior. El éxito mayúsculo y definitivo se consiguió en 1968 con la versión coreográfica de Yuri Grigorovich, que es la que ha dado la vuelta al mundo, convirtiéndose en una obra a la que aspiran interpretar los astros del ballet, pues es una obra cuyo personaje central es un hombre.

En Mérida, el montaje de esa obra coincidió con el triunfo de Ivonne Ortega a la gubernatura de Yucatán y del nombramiento de Renán Guillermo como Secretario de Cultura, quien brindó un presupuesto, por vez primera a una compañía de ballet en Yucatán. Todos los artistas de la Compañía Provincial de Ballet se convirtieron en los integrantes de la recién fundada Compañía de Danza Clásica de Yucatán.

El maestro Renán Guillermo hizo una rueda de prensa, presentando pequeños fragmentos de la obra, para que los periodistas disfrutaran. Al concluir esa reunión mediática, el Secretario de Cultura me expresó que habíamos rebasado sus expectativas.

El día del estreno el teatro Peón Contreras estuvo lleno a su máxima capacidad. La ovación que recibieron los artistas fue memorable. Largas palmas, gritos de bravo y público puesto de pie. Ante tan sonoro éxito al Secretario de Cultura se le prendió la brillante idea de hacer una gira por distintos lugares de la república con la obra. Envió a una colaboradora suya para hacer gestiones para ello, pero ella no veía con buenos ojos a la CDCY y consiguió apoyos para que una amiga suya diera un curso de luminotecnia. Esas son cosas que suceden en el fondo de las instituciones.

El estreno estuvo a cargo de Tatiana Arcila y Emmanuel Gutiérrez, quienes encarnaron a los personajes principales con una empatía fuera de serie. Todas las acrobacias de la obra fueron realizadas de una manera impecable y los sesgos sentimentales estuvieron expresados con una naturalidad increíble. Los antagónicos fueron Montserrat Castellanos y Pablo Mercader Duch, a quienes les cayó como anillos al dedo sus roles. Siempre se cree que los papeles antagónicos son menos importantes, que los de la víctima. Sucede que, en ballet, lo más importante de todo es todo. Y cada uno de los integrantes de esa puesta en escena tenían claro ese axioma.

La escenografía, realizada por José Luis Escalante, contribuyó a la monumentalidad de la puesta en escena.

El diseño de la publicidad, cartel y programa de mano, fueron realización de Luis Alvarado Alonso, a la sazón Director de Promoción Cultural de la SCY.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de