Quintana Roo

Estudio revela existencia de “islas de calor” en Cancún

El fenómeno urbano es provocado por el aumento de población, la deforestación, el déficit de áreas verdes, el incremento del parque vehicular y el exceso de cemento

28 de agosto/ Cancún, Q. Roo.-

El Aeropuerto Internacional de Cancún, los campos sintéticos de colegios privados ubicados en el bulevar Colosio y los estacionamientos de centros comerciales distribuidos en la ciudad, son los principales generadores de las llamadas “islas de calor”, fenómeno urbano asociado con la deforestación de áreas verdes, el aumento del parque vehicular y el índice de población.

El dato es resultado de un estudio presentado hoy, durante el segundo coloquio interdisciplinario de postgrado de la Universidad del Caribe (Unicaribe), realizado de manera virtual.

La investigación estuvo a cargo de Alejandro Rodríguez Aznar, para la Maestría en Urbanismo Sustentable y Bioclimática y tomó como caso de estudio a la ciudad de Cancún, que en 34 años registra un aumento de temperatura de 3º Centígrados, siendo los años más calientes el 2000, el 2009 y el 2010 y los más fríos, 1998, 2012 y 2013.

La temperatura máxima en 1985 fue de 29.7º C y la temperatura promedio fue de 26.2º C, haciendo una diferencia de 2.9º C; mientras que en 2019 la temperatura máxima llegó a 32.9º C y la promedio, 29.1º C, siendo la variación de 3.7º C.

“Podemos observar que evidentemente hubo un crecimiento de la temperatura en tan solo 34 años”, expresó.

Los sitios en donde se generan las temperaturas más altas, son el Aeropuerto Internacional de la ciudad, con 33.6º C; los campos sintéticos de los colegios Boston, Césare, Tec Milenio y de la Comisión de la Juventud y el Deporte (Cojudeq) con 32.8º C y los estacionamientos de plazas comerciales ubicadas el Multiplaza de Villas del Mar, Las Américas, La Gran Plaza y Cancún Mall, con 32.8º C.

Las zonas habitaciones con mayor temperatura se ubicaron en Villas Otoch, Villas Otoch Paraíso y Las Palmas, con 32.4º C.

La menor temperatura de la ciudad se registra en el Parque Kabah, con 24.2º C, pese a encontrarse entre dos supermanzanas altamente pobladas, dijo Rodríguez Aznar.

El investigador, quien laboró dentro de Instituto Municipal de Planeación (Implan) y trabaja ahora para la Agencia de Proyectos Estratégicos del gobierno de Quintana Roo (Agepro), explicó que los sitios con mayor índice de población, más parque vehicular, más cementos y menos cobertura verde, son los más afectados por el aumento de la temperatura en el mundo.

Esos elementos -dijo- “generan el efecto llamado Islas de Calor Urbano, una situación en donde las ciudades son mucho más calurosas”.

“Los factores antropogénicos que hemos mencionado, sumado a todos los entes que emiten Bióxido de Carbono generan una burbuja o capa de calor que no es absorbido a la atmósfera de manera correcta y se regresa a la ciudad y se va disipando durante el día, lo que causa quela ciudad tenga mayor temperatura que sus zonas rurales o aledañas.

“Aunque el concepto se entienda que es un fenómeno concéntrico, no es así, se pueden generar diferentes focos rojos o temperaturas en la ciudad. Las extensiones de áreas verdes son capaces de mantener su temperatura a pesar de estar localizadas en medio de grandes zonas urbanas”, dijo.

Los efectos de las “Islas de Calor” en la salud humana, son diversos: Fiebre alta, dolores de cabeza, mareos y náuseas, problemas en la piel, sequedad en la boca y perdida de conciencia.

Para medir los índices de temperatura en las ciudades se utilizan las estaciones meteorológicas; en Cancún, la cobertura es insuficiente, por lo cual se echó mano de la teledetección, que es un modo de obtener información de la superficie terrestre por medio de plataformas satelitales.

También se usó un sistema de información geográfica y una metodología específica, del Servicio Geológico de los Estados Unidos; los datos se grafican en un “mapa de calor”.

“Para nuestro estudio el rango fue de 34 años; estamos hablando de 1985 a 2019, para verificar el comportamiento de las islas de calor”, explicó.

Rodríguez Aznar detalló que, con base en el Programa de Desarrollo Urbano de Cancún (PDU), en 2010 se registró una emisión de Bióxido de Carbono (CO2) de 3.6 millones de toneladas; y se han perdido más de 10 mil hectáreas de cobertura vegetal, del 2014 a la fecha, debido al crecimiento urbano de 233 por ciento del 2000 al 2018 y al 24 por ciento más de vivienda.

El investigador añadió que las Islas de Calor suman al Calentamiento Global y a sus impactos y comentó que la perdida de cobertura vegetal agudiza el fenómeno.

En ese sentido, mencionó que si bien el marco legal local establece la obligación para que las empresas de vivienda donen un 5 por ciento de terreno de fraccionamientos, para área verde, atomizan ese porcentaje en terrenos pequeños sobrantes, en lugar de englobarlo en todo el complejo, lo que ameritaría una reforma a la ley.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de