EntérateMundo

Kamala Harris hace historia como la primera mujer de color en aceptar una nominación de un partido importante para vicepresidente

WILMINGTON, Delaware – Kamala D. Harris , la hija negra de inmigrantes de India y Jamaica, se convirtió el miércoles en la primera mujer de color en aceptar la nominación a vicepresidente de un partido político importante.

La senadora de California señaló que planea ayudar a liderar el ataque contra el presidente Trump en los próximos meses, como es típico de una compañera de fórmula, al mismo tiempo que intenta conectar a los votantes con la candidatura demócrata.

“Estamos en un punto de inflexión”, dijo Harris. “El caos constante nos deja a la deriva. La incompetencia nos da miedo. La insensibilidad nos hace sentir solos. Es mucho. Y aquí está la cuestión: podemos hacerlo mejor y merecer mucho más “.

Harris ocupó su lugar en la historia en la tercera noche de la convención mayoritariamente virtual del Partido Demócrata, unida no por el tipo de ruidosa multitud partidista que habría estallado en un momento así en tiempos normales, sino parada en un pequeño escenario en Wilmington. acompañado solo por asistentes y un puñado de reporteros que habían sido examinados por el nuevo coronavirus antes de que se les concediera la entrada.

El hombre que le pidió el boleto, el nominado presidencial Joe Biden, quien vive a pocos kilómetros de distancia, hablará desde el mismo escenario el jueves por la noche.

Los comentarios se produjeron en lo que pretendía ser un himno edificante y emotivo al liderazgo femenino, las cruzadas liberales y el carácter de la ex vicepresidenta.

“En este momento, tenemos un presidente que convierte nuestras tragedias en armas políticas”, dijo Harris. “Joe será un presidente que convierta nuestros desafíos en un propósito”.

Al describir su propia visión optimista del país, Harris dijo que está “comprometida” con “una visión de nuestra nación como una comunidad querida, donde todos son bienvenidos, sin importar cómo nos veamos, de dónde venimos o a quién amamos. “

“En las calles de Oakland y Berkeley. Tuve una visión de la gente que se metía en lo que el gran John Lewis llamó ‘buenos problemas’ ”, dijo Harris sobre su educación, citando al líder de derechos civiles y congresista de Georgia recientemente fallecido. También habló de su carrera como fiscal. “Reconozco a un depredador cuando veo uno”, dijo, una línea que había usado en su campaña presidencial contra Trump, aunque no la relacionó con él el miércoles.

Harris se apoyó mucho en la historia de su vida , citando su orgullo por su origen mestizo. Habló de su madre, Shyamala Gopalan Harris, quien dijo que había emigrado a Estados Unidos con el sueño de curar el cáncer, pero murió en 2009. Harris también habló de su propia familia, su esposo, con quien se casó en 2014, y sus dos hijos. quien dijo que la llamaba “Momala”.

Harris dijo que su madre las crió a ella ya su hermana “para ser mujeres negras fuertes y orgullosas. Y ella nos crió para conocer y estar orgullosos de nuestra herencia india. Ella nos enseñó a poner a la familia en primer lugar, la familia en la que naces y la familia que eliges “. En una referencia a su herencia india aprovechada por muchos estadounidenses de origen indio en línea, Harris utilizó una expresión tamil al hablar de “mis tíos, mis tías, mi chitthis”.

Hablando ante Harris, el ex presidente Barack Obama entregó un agudo reproche al comportamiento de su sucesor como líder de la nación. Se hizo eco de una crítica similar de Michelle Obama , la ex primera dama, dos días antes. Al igual que su esposa, el expresidente calificó a Trump como un hombre incapaz de ascender al cargo que ganó en 2016.

“Durante casi cuatro años, no ha mostrado interés en trabajar, no ha mostrado interés en encontrar puntos en común, no ha mostrado interés en usar el poder asombroso de su oficina para ayudar a nadie más que a sí mismo y sus amigos”, dijo Obama desde el Museo de la Revolución Americana en Filadelfia.

“Donald Trump no se ha convertido en el trabajo porque no puede”, continuó Obama. “Y las consecuencias de ese fracaso son graves”.

En su énfasis en las mujeres y las minorías, el programa del miércoles reflejó un gran esfuerzo de los demócratas para mostrar la diversidad en el país y la coalición multirracial que esperan que lleve a Biden, un hombre blanco de 77 años, a la Casa Blanca en medio de un momento de violencia racial. cálculo.

Los organizadores de la convención llenaron la lista de oradores de la noche con los líderes históricos del Partido Demócrata. Además de Obama, el primer presidente negro de la nación, la alineación incluyó a Michelle Lujan Grisham, de Nuevo México, la primera mujer hispana demócrata elegida como gobernadora; Hillary Clinton, la primera mujer en encabezar la lista de un partido importante y la presidenta Nancy Pelosi (D-Calif.), La primera mujer en encabezar la Cámara de Representantes.

Solo un hombre blanco no hispano, el senador Sherrod Brown (D-Ohio), recibió un lugar destacado el miércoles en la transmisión principal de la convención de dos horas. Fue coanfitrión de un segmento en el que entrevistaba a propietarios de pequeñas empresas con dificultades.

Clinton, quien ganó casi 3 millones de votos más que Trump pero perdió en el colegio electoral cuando cambió tres estados tradicionalmente demócratas, buscó canalizar cualquier remordimiento entre los votantes de 2016.

“Durante cuatro años, la gente me ha dicho: ‘No me di cuenta de lo peligroso que era. Ojalá pudiera volver atrás y hacerlo de nuevo ‘. O peor aún, ‘debería haber votado’ ”, dijo Clinton. “Mira, esto no puede ser otra elección de ‘debería, podría, debería'”.

“Vote por elecciones honestas, para que nosotros, no un adversario extranjero, elijamos a nuestro presidente”, dijo Clinton, en alusión a los esfuerzos de Rusia para beneficiar a Trump.

“Vote como si nuestras vidas y nuestros medios de subsistencia estuvieran en juego, porque lo están”, agregó.

Trump, quien tuiteó réplicas en mayúsculas a Obama durante la convención, también arremetió contra su predecesor en una conferencia de prensa en la Casa Blanca el miércoles, y le dio crédito a él y a Biden por su elección como presidente hace cuatro años.

“Mire lo malo que era, lo ineficaz que era un presidente”, dijo Trump sobre Obama. “La razón por la que estoy aquí es por el presidente Obama y Joe Biden, porque si hicieran un buen trabajo, yo no estaría aquí”.

Trump también tuiteó a Obama y Clinton: “Bienvenidos de nuevo, Barack y Crooked Hillary. ¡Nos vemos en el campo de batalla! “

El vicepresidente Pence, mientras tanto, viajó a Wisconsin, que iba a ser sede de la convención demócrata antes de que la pandemia obligara a celebrarse virtualmente. Allí, se burló de los demócratas por negarse a hacer campaña sobre el terreno.

“Joe Biden y el Partido Demócrata han sido superados por la izquierda radical, y su agenda llevaría a este país en una dirección dramáticamente diferente, en un camino inexorable hacia el socialismo y el declive”, dijo Pence en Darien, Wis.

Más temprano en el día, Biden, hablando en una reunión virtual de la delegación de Wisconsin el miércoles, cuestionó la capacidad de Trump para hacer el trabajo, echándole a Trump sus constantes afirmaciones de que Biden no está a la altura de los rigores de la presidencia.

“Cuando se trata de la pandemia, después de meses de fracaso, simplemente se rindió”, dijo Biden sobre Trump. “Sabes, solía pensar que era por su personalidad, pero no creo que pueda manejarlo intelectualmente. No creo que sea lo suficientemente competente para saber qué hacer. Simplemente agitó la bandera blanca “.

Biden también emitió un comunicado el miércoles en el que condenaba los llamados de Trump a boicotear los neumáticos Goodyear, luego de que una imagen circulara en línea sugiriendo que la compañía prohibió a los empleados usar sombreros de campaña de Trump pero no promover el movimiento Black Lives Matter. Una declaración de la compañía dijo que se pidió a todos los empleados que “no participaran en campañas políticas de ningún tipo en el lugar de trabajo, para ningún candidato, partido u organización política”.

“Goodyear emplea a miles de trabajadores estadounidenses, incluso en Ohio, donde tiene su sede”, respondió Biden en un comunicado. “Para el presidente Trump, esos trabajadores y sus trabajos no son una fuente de orgullo, solo daños colaterales en otro de sus ataques políticos”.

El formato de la charla de la noche también se centró en áreas de política que animan a los demócratas y son particularmente populares entre las mujeres, incluida la reducción del cambio climático, el aumento de las regulaciones sobre armas, hacer que la economía sea más justa y combatir el abuso doméstico. El programa del martes incluyó segmentos sobre atención médica y seguridad nacional.

La excongresista y activista de Arizona Gabrielle Giffords, que resultó gravemente herida durante un tiroteo masivo en 2011, elogió el movimiento de control de armas.

“Luché por hablar”, dijo sobre su recuperación. “Pero no he perdido la voz.

Emma González, sobreviviente del tiroteo masivo de 2018 en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, y una de las organizadoras de las protestas March for Our Lives de 2018, también habló en un discurso pregrabado.

“La violencia con armas de fuego no se detendrá hasta que haya una fuerza que luche más duro contra ella”, dijo en una voz en off de video de los memoriales en los sitios de tiroteos masivos.

Durante la parte de la noche que se ocupó de la inmigración, una niña de 11 años, Estela Juárez, ciudadana estadounidense, leyó una carta al presidente Trump en la que describía el dolor de la deportación de su madre a México, dejándola a ella y a su padre en los Estados Unidos. Estados.

“Necesitamos un presidente que unirá a las personas, no las separará”, dijo.

La senadora Elizabeth Warren (D-Mass.), La última candidata viable que abandonó las primarias presidenciales de 2020 y competidora para el puesto vicepresidencial, también habló el miércoles desde un centro de infancia temprana en Springfield, Massachusetts, donde ofreció su vacilante aprobación de Biden.

“Me encanta un buen plan”, dijo Warren. “Y Joe Biden tiene muy buenos planes”.

Biden, cuya nominación a la presidencia se aseguró oficialmente el martes por la noche, anunció durante un debate en marzo que seleccionaría a una mujer para que fuera su compañera de fórmula, una declaración que casi de inmediato impulsó a los aliados, incluido un grupo de poderosas mujeres negras, a comenzar a presionar por una lugar para uno de los suyos en la lista demócrata. Varias mujeres negras fueron finalistas para el puesto, al que Harris, también ex concursante presidencial, fue nombrada la semana pasada.

Harris es la cuarta mujer en ganar un lugar en una lista de partidos importantes, después de la entonces representante demócrata Geraldine Ferraro (DN.Y.) en 1984, la entonces gobernadora de Alaska Sarah Palin, una republicana, en 2008, ambas como vice -compañeros de fórmula presidencial- y Clinton. El ascenso de Harris se produce un siglo después de que a las mujeres se les extendió el derecho al voto y 55 años después de la aprobación de la Ley de Derechos Electorales, que eliminó muchos obstáculos para las votaciones de los afroamericanos.

“Esta es la primera vez en meses que me he sentido tan bien”, dijo Donna Brazile, una ex presidenta interina del DNC que se encontraba entre los líderes negros que encabezaron el impulso por una mujer negra y que también respaldó a Harris.

De los cuatro candidatos en los dos partidos principales este otoño, Harris tiene la calificación positiva más alta entre los estadounidenses: 52 por ciento favorable y 38 por ciento desfavorable, según una encuesta del Washington Post-ABC News realizada después de su selección la semana pasada. Biden es el más cercano a ella, con una opinión ligeramente positiva.Los líderes de derechos civiles y otros activos en las comunidades afroamericanas y asiáticoamericanas dijeron que estaban electrizados por la elección de Biden y esperaban que impulsara una mayor participación en noviembre.

“Todos estamos pegados a la televisión”, dijo Glenda Baskin Glover, directora de Alpha Kappa Alpha Sorority, de la cual Harris es miembro. Dijo que las principales hermandades y fraternidades negras del país, conocidas como los “nueve divinos”, han comenzado a elaborar estrategias conjuntas en un esfuerzo por motivar a sus miembros a votar.

Glover, quien también es presidenta de la Universidad Estatal de Tennessee, una escuela históricamente negra, dijo que sus estudiantes ya están inspirados. “Se ven a sí mismos como capaces de elevarse más y más alto”, dijo Glover.

Tres miembros de la familia nominaron oficialmente a Harris para el papel con breves comentarios el miércoles antes de su discurso. Entre ellos se encontraban su hermana y asesora desde hace mucho tiempo, Maya Harris, quien también trabajó como asistente principal en la candidatura de Clinton en 2016, la hija de Maya, Meena, y la hijastra de Harris, Ella Emhoff.

El trío destacó la naturaleza mixta de la familia de Harris, lo que hace que sus antecedentes sean inusuales para una vicepresidenta pero, esperan los organizadores, que se pueda relacionar con los muchos estadounidenses cuyas propias familias no son tradicionales. Si Harris es elegido, su esposo, Doug Emhoff, sería el primer “Segundo Caballero” de la nación.

Emhoff, un abogado de la oficina de DLA Piper en Los Ángeles, se está ausentando de su bufete, donde ha trabajado para una variedad de poderosos clientes. Durante el discurso de Harris para culminar la noche, Emhoff se paró entre bastidores, una de las pocas personas permitidas cerca de ella.

Harris habló ampliamente sobre el daño de la pandemia de coronavirus, particularmente su impacto desproporcionado en las personas de color.

“Este virus no tiene ojos y, sin embargo, sabe exactamente cómo nos vemos y cómo nos tratamos. Y seamos claros, no existe una vacuna para el racismo ”, dijo.

Continuó para mencionar a las víctimas negras de la violencia. “Tenemos que hacer el trabajo por George Floyd, por Breonna Taylor, por la vida de muchos otros para nombrar a nuestros hijos y a todos nosotros”, dijo. “Tenemos que hacer el trabajo para cumplir esa promesa de justicia igualitaria ante la ley. Porque aquí está la cuestión: ninguno de nosotros es libre hasta que todos seamos libres “.

Cuando terminó su discurso, se volvió y saludó con la mano una pantalla grande que mostraba imágenes de seguidores que aplaudían desde 30 hogares. Biden subió al escenario para felicitarla, pero mantuvieron la distancia y no se abrazaron.

Por Annie Linskey , Michael Scherer , Colby Itkowitz , Felicia Sonmez y John Wagner|The Washington Post

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de