CulturaEntérate

Luis de Villalpando primera campaña de alfabetización en Yucatán

Luis de Villalpando es considerado el primer estudioso en redactar una obra en lengua maya; fue el que más  supo de ella, y comenzó a saberla por señas y piedritas, llevando esa forma de aprendizaje a alguna manera de arte. El resultado de su ahínco y placer por la lengua de Yucatán, fue una doctrina cristiana en dicho idioma.

Entre 1546 -año de su llegada a estas tierras-, y 1571 escribió la mencionada doctrina, un arte y un diccionario.

Existe dos versiones acerca de su punto de partida para llegar a Yucatán; una señala que vino directamente de España, y la otra dice que fray Toribio de Motolinía  lo envió de Nueva España, acompañado de Juan de Albate, Àngel Maldonado, Juan de Herrera, Lorenzo de Bienvenida y Melchor de Benavente. Todos estos frailes aprendieron la lengua maya, haciéndose muy hábiles en ella, e indistintamente usaban el castellano y la lengua natural, para transmitir los conocimientos religiosos que deseaban.

¡Definitivamente fueron los iniciadores del bilingüismo oral y escrito!

De entre ellos, Juan de Herrera, tuvo la gloria de ser el primero que hizo conocer a cierto sector maya, el alfabeto castellano; además, fue el primero que los hizo leer y escribir en dicha lengua, y los enseñó a cantar.

Luis de Villalpando con una prontitud ejemplar, se hizo mayahablante. Con este logro estableció la primera escuela en Mérida y después de ella, se ocupó de ver fundadas otras en  las capillas de indios, y conventos existentes, lugares que tenían como único objetivo la transformación  psicológica  maya, utilizando el canto, la música  y la oralidad teatral, artes que formaban parte del acervo cultural  utilizadas  por los mayas ancestrales. Desde esa perspectiva, su evangelización fue la primera gran campaña alfabetizadora en Yucatán, o por lo menos la antecesora de las que hubieron en el siglo XX.

A fines del siglo XVI, cada poblado de Yucatán,   contaba con  franciscanos que enseñaban las anteriores formas musicales, y también impartían clases de lectura, escritura y nociones de cálculo.

Para la tarea evangelizadora esos misioneros aprendieron el idioma de los naturales, y posteriormente comenzaron a escribir  vocabularios, artes y calepinos. Eran tan diestros mayahablantes, que sus sermones los decían en esta lengua.

Luis de Villalpando pedía a los caciques y señores importantes que le enviaran a sus hijos a  Mérida para que les enseñara la doctrina cristiana, a leer y escribir.

A cuarenta y dos años  de la llegada de Luis de  Villalpando y sus frailes, no sabían cuánto habían  logrado avanzar  en la evangelización. Buscando conocer los resultados  de esa tarea evangelizadora, en 1588, desembarca en San Francisco de Campeche, puerto/puerta de entrada a Yucatán, el Provincial Fray Alonso Ponce de León, con el encargo de conocer físicamente el grado de desarrollo evangelizador  en el sur del estado, donde se había levantado una serie de  Conventos. Luis de Villalpando al desembarcar en Campeche fue recibido con gran pompa y solemnidad por Montejo, el Mozo. En dicho lugar, hizo su primer bautizo en la persona

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.
Cerca de