Vida Saludable

Los famosos y las medicaciones alternativas

Con Donald Trump a la cabeza, una serie de personalidades del mundo de la televisión y el entretenimiento han declarado que consumen un líquido para protegerse del coronavirus. En México, Silvia Pasquel ha dicho que consume ese líquido, aunque no lo recomienda…porque cada quien debe hacer lo que quiera. Lorena Herrera, algo más que un monumento a la belleza le contestó a los periodistas que le preguntaron si ella creía en ese líquido, “que familiares, amigos muy-muy cercanos tuvieron el virus y sus efectos, logrando sanar del todo, en escasos días, gracias   a ese líquido”. Lucía Méndez es otra de las famosas que se protegen con esa bebida.

Aquí en Mérida conozco familias que lo consumen para protegerse de la pandemia y algunos amigos lo toman desde hace muchos años, sin repercusión adversa alguna.

Yo lo consumo y creo en ese líquido porque siempre he puesto mi salud en manos de lo alternativo. En primer lugar la alimentación super sana, alejada de refrescos embotellados, aves de granja, alimentos embutidos, enlatados y los antojitos embolsados como papas y sus derivados. Me curan con imanes, homeopatía, tengo sobadores, chamanes y no descuido las consultas con mi médico alópata, quien me sugiere auscultaciones profundas cada cierto tiempo para tener certeza de que ninguna enfermedad agresiva me agarre descuidado. ¿Por qué tanta cosa? Porque no me gusta que me lleven al baile; porque para muchos profesionistas de la salud, es muy fácil decir, “opérate, quedaras mejor que ahora”. Y porque tengo un profundo amor a la vida.

En este momento de terrible impotencia, de zozobra impensada hasta hace algunos meses, viendo la muerte de tantos conciudadanos, la alerta salta, el pánico cunde y debido a que la desprotección generalizada es un panorama cotidiano, considero que se debe de hacer hasta lo imposible para no verse afectado. Demasiada gente se ha aferrado a Dios, dejando en manos de la divinidad su seguridad e integridad física. Los rezos y bendiciones, las oraciones en cadenas han dado pocos resultados en esta adversidad y han fallecido amigos cantantes, pintores y muchos más.

Ni las medidas oficiales, las medicas o científicas han dado una respuesta resolutiva a este asunto y el mundo se ha convertido en un enorme horno crematorio. ¿Qué hacer, entonces?   ¿Sentarse a esperar a que la muerte llegue, o tomar medidas de cualquier tipo?    Definitivamente me acojo a lo segundo.

Entre que, si son peras o manzanas, mi responsabilidad es velar por mi salud y hacer lo que considero lo mejor para conseguir mi integridad física. Y coincido con Lorena Herrera y Silvia Pasquel…” cada quien haga lo que crea lo mejor para su salud”. Yo, no quiero ser ejemplo de nada.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de