CulturaEntérate

PEDRO CASANOVA Y EL GREMIO DE SAN SEBASTIÁN A LA VIRGEN DE LA ASUNCIÓN

Pedro Casanova era un niño de ocho años cuando ingresó en un Gremio Campesino. Nunca imaginó entonces, que volcaría toda su esencia espiritual en mantener esa tradición que arranca en el siglo XVI de Yucatán. Desde ese tiempo, en esa actividad cristiana se involucraban importantes personajes, que ejercían de patronos de los santos, veían a los custodios, la mayordomía de santos y organizaban a la sociedad, solicitándole apoyos para que al final de la fiesta, todos compartieran una suculenta comida regional.

Mantener la fuerza de la fe es hacerlo vigorosamente con las tradiciones, que han definido a pueblos y ciudades a lo largo de los siglos. Esa tradición vino de la España del barroco, cuando se pedía la exaltación de la feligresía, como medio de comunicación con la divinidad.

Estas celebraciones las hay en todo Yucatán, pero en Mérida, el Gremio de la virgen de la Asunción del barrio de San Sebastián, es el más grande y participativo.

Hoy Pedro Casanova tiene 24 años y todos ellos tienen reflejo en su devoción a la “virgencita”, como la llama él, y la dedicación que le brinda al gremio, que no es cualquier tarea, porque consume cosas muy diversas, tales como velas, flores, equipo de sonido, estandartes, material humano, incienso y muchas minucias más. Hay que solicitar diferentes apoyos y en distintos lugares. Eso exige tiempo, don de gentes y capacidad de persuasión. O sea, se tiene que llevar la fe bien puesta, para una responsabilidad de esa magnitud.

“Es una tradición que no queremos que se pierda”, dice: porque con ella se puede rescatar a los jóvenes de los caminos malos, de las experiencias terribles de nuestra época”.

La tradicional fiesta de San Sebastián en Honor a la Virgen de la Asunción comenzaba el 25 de julio y el 9 de agosto entra su gremio a la iglesia.

Ante la contingencia por el Corona Virus, Pedro pidió prestada una virgen de Conkal y en su casa se realiza el novenario. Dice con orgullo que la Virgen está vestida de terno yucateco.

El 9 de agosto, en la iglesia se hará una misa transmitida a las 7 de la noche y luego se va regalar comida. Habrá muchos kilos de lechón al horno y relleno negro.

Este joven organizador de una tradición tan importante, es maestro de jarana . Y hoy, trabaja juntando despensas para donarlas a los necesitados el día del gremio.

Dos cosas no olvida señalar. La primera es que él heredó de Marcelo Sanguineti, el Jacarandoso, la tradición del gremio y la segunda es que el padre de la iglesia de San Sebastián, Lorenzo Mex, entregará las despensas.

La pandemia ha alterado todas las actividades de la vida humana. Pero la fuerza de la fe es indetenible y le da vida a las tradiciones a pesar de cualquier adversidad. El Gran Gremio de la Virgen de la Asunción de San Sebastián, es una prueba de ello.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de