EntérateYucatán

Niñas y Niños llevan 107 días encerrados: ¿salir o no salir?

Desde el 16 de marzo, los niños y niñas en Yucatán dejaron sus actividades escolares, educativas, recreativas, y por recomendaciones de las autoridades sanitarias se han mantenido en casa desde entonces, esto significan 107 días en casa, llegando los padres o cuidadores al límite, así como los propios infantes.

La necesidad de salir, de estar en otros espacios, de tener momentos recreativos y menos tiempo en la pantalla o en conexiones virtuales, ha llevado a los padres de familia a buscar momentos y encuentros.

Los pequeños ya concluyeron el ciclo escolar, se encuentran en pleno verano y sus actividades se limitan a ver la televisión, ayudar a sus padres y los tiempos de aburrimiento son cada vez mayores, llevándolos a hacer “travesuras” que llevan al límite a sus padres, desencadenando gritos o golpes.

Durante la cuarentena, la mayoría de los niños y niñas han descubierto y encontrado actividades y cosas en casa, que la vida rutinaria no les daba el tiempo. Sin embargo, al paso de los días, el aburrimiento y la energía de los niños busca salida, así que las tensiones son cada vez mayores en casa.

Algunos acompañan a sus padres a las compras del centro de la ciudad, otros acuden al parque a caminar, o tal vez a alguna de las reservas ecológicas de la o simplemente se tienden al piso a darle de comer a las palomas y disfrutar del escenario.

Para los niños y niñas, en la mayoría de los casos, estar en casa ha sido un tiempo favorable por estar con sus personas de mayor importancia: sus padres.

Sin embargo, el panorama de una epidemia larga y de mantener los cuidados, hace indispensable para muchos padres replantear actividades fuera de casa con los niños.

En España, los niños tenían horarios para ir al parque, así como los adultos mayores de ir al supermercado.

Para las niñas y niños en España, sobre todo en las ciudades, el encierro obligado y coercitivo ante lo más fuerte de la epidemia, generó una presión muy fuerte por retomar espacios y actividades fuera de casa, por lo que se implementaron horarios para ir al parque y edades, de esa forma no habría aglomeraciones, pero sí convivencia y todos con cubrebocas.

En Mérida, el Ayuntamiento sería la autoridad que solicitaría al Gobierno estatal la autorización de la propuesta de visitar los parques para los pequeños, con horarios.

Y en Progreso podría salir la propuesta al Gobierno estatal, como autoridad estatal, la que proponga horarios y días para visitar la playa.

La ciudadanía se organiza, los padres de familia ya tienen encuentros con otros padres, los niños empiezan a reunirse, y los cursos de verano de pequeños grupos también.

Las necesidades de socializar, de liberar energía y desahogar estrés se van manifestando en casa.

Y la presencia de los niños y niñas en las calles va siendo mayor.

La Secretaría de Salud del Gobierno estatal ha reiterado que el semáforo naranja en el que se encuentra el estado marca el nivel de riesgo de contagio y es la autorización para reactivar la economía en ciertos negocios, esto significa que este nivel es para salir a trabajar, comprar víveres y regresar a casa.

La realidad es que la necesidad emocional de los padres busca salida y descarga de energía de los más chicos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de