EntérateQuintana Roo

Prohibir a población local el ingreso a las playas y permitirlo a turistas, “no es privatización”: Asociación de Hoteles de Cancún

  • Red por la Equidad y los Derechos Humanos afirma que es discriminatorio y confirma que Cancún “no pertenece a su comunidad, sino a los empresarios”

26 de junio/ Cancún, Q. Roo.- El presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres, Roberto Cintrón, rechazó que prohibir a la población el acceso a las playas, pero permitir su disfrute a las y los turistas alojados en un centro de hospedaje, sea una forma de privatizar estos espacios públicos.

Ante la creciente molestia de las y los habitantes por la medida, justificada a partir del color que marca el Semáforo Epidemiológico Regional de Quintana Roo, el empresario indicó que las y los vacacionistas “son la razón de ser” de los centros turísticos del Caribe Mexicano y señaló que se han hecho esfuerzos para que vuelvan a los destinos y disfruten de las playas.

Argumentó que el acceso a las playas que están frente a los hoteles, bajo concesión, puede ser más controlado, respetando los aforos marcados por las autoridades -de 10 personas máximo- que no permiten que se den aglomeraciones, ni convivencia, a fin de evitar contagios de coronavirus COVID-19.

Llevar ese tipo de control en una playa con acceso público -dijo- sería imposible; recordó que aún no se supera la pandemia detonada por el virus, por lo cual en su opinión no es momento de volver a las playas y puso en duda que las y los habitantes aspiren a ello, aún si los accesos fueran abiertos.

“Los turistas están asumiendo el riesgo” -expresó- “no hemos salido de la pandemia (…) no hay que buscar confrontaciones (…) no es que las playas de los hoteles sean privadas, pero el acceso es más controlado”, fueron algunas de las respuestas que ofreció hoy, en el marco de la presentación “Amo a Cancún…”.

Prohibición, acto evidentemente discriminatorio: REDD

En contraste, para la Red por la Equidad y los Derechos Humanos de Quintana Roo, prohibir a la población el ingreso a las playas, pero permitirlo a las y los turistas, es un acto “evidentemente discriminatorio”.

En entrevista con EstamosAquí.mx, Rosa María Márquez, presidenta del colectivo que agrupa a más de 25 organizaciones, indicó que esta medida “exhibe nuevamente que Cancún no le pertenece a su comunidad, sino a los dueños del gran capital”.

“Esto es un acto discriminatorio que atenta contra el artículo 1º de la Constitución Mexicana”, dijo, al citar que la Carta Magna establece que todas las personas gozarán de los derechos humanos, cuyo ejercicio no podrá restringirse, ni suspenderse, salvo en casos y bajo condiciones establecidas en ese ordenamiento legal.

En ese sentido, detalló que la Constitución prohíbe toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, por género, edad, discapacidades, condición social, de salud, por religión, por tipo de opiniones, por orientación sexual, estado civil o cualquiera que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto “anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

Las playas -subrayó- son públicas y ahora so pretexto de la contingencia sanitaria, se hace una distinción para acceder a ellas, entre turistas y población. Los primeros pueden disfrutar de los arenales, si pagan y se hospedan en un hotel, las y los habitantes de la ciudad, no, a menos que también paguen.

“Llegan los turistas y ellos sí pueden gozar y disfrutar de nuestras playas. A nosotros pretenden hacernos pagar un day pass en mil 500 pesos para poder estar en el hotel y entonces sí podemos entrar a las playas. Los trabajadores traen cubre bocas y los turistas sin prevención alguna.

“Por otro lado, además de la discriminación de la que somos objeto, esto vuelve a mostrar que Cancún no le pertenece a su comunidad; los dueños son un grupo de empresarios que le permiten al gobierno, gobernar con un guión acordado. Ellos nos permiten vivir en la tierra que colonizaron”, condenó.

La molestia entre la comunidad va creciendo. Pese a que el dirigente hotelero señaló que las y los habitantes no tienen deseos de ingresar a las playas, condominios en un fraccionamiento frente a Playa del Niño, relataron cómo la gente retiró a la fuerza las cintas amarillas que impedían a los automóviles estacionarse en el sitio y cómo cada tarde llegan con cervezas y música para disfrutar del lugar aunque no todos se metan a nadar.

Artículos Relacionados

2 Comentarios

  1. Estan discriminando, y gracias a La comunidad pueden abrir sus hoteles y tener ganancias.
    Dependen de la comunidad totalmente, y si estan tan preocupados por la enfermedad no hubieran abierto tan pronto.
    Es verdad que la gente tiene necesidad de trabajo,
    Pero tambien disfrutar lo que es nuestro.
    Ahora resulta que nosotros somos los que infectamos y los turistas estan limpios.
    Asi que sean parejos.
    Podemos ir a restaurantes tiendas y hacer colas pero a la playa que es algo necesario y parte de nuestra vida no se puede.
    Para que trabajar si no se puede vivir.

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de