Sororidad

COVID-19, PARTO Y LACTANCIA

Actualmente no está claro si las mujeres embarazadas tienen más riesgo de contraer COVID-19, o si es más probable que tengan una enfermedad más grave.

Pero las mujeres embarazadas están a mayor riesgo de enfermedades graves a causa de otras infecciones respiratorias, como la influenza (gripe). Existe la posibilidad de que las mujeres embarazadas estén a mayor riesgo de infección con COVID-19. Tampoco se sabe si COVID-19 causa problemas durante el embarazo, o si afecta la salud del bebé después de su nacimiento.

Ha habido un pequeño número de problemas reportados, como nacimientos prematuros, en los bebés que nacieron de madres que tuvieron resultados positivos para COVID19 durante el embarazo. Pero estos problemas pueden no estar relacionados a la infección de la madre. En un pequeño estudio de bebés que nacieron de madres infectadas con COVID-19, ninguno de los bebés tuvo resultados positivos para COVID-19, y no se encontró el virus ni en el líquido amniótico ni en la placenta.

Pero un informe de 33 bebés que nacieron de madres con neumonía por COVID19 mostró que tres de los recién nacidos tuvieron resultados positivos para el virus dos días después del nacimiento, a pesar de las precauciones tomadas para prevenir la infección. En otro estudio de seis bebés que nacieron de madres con síntomas leves de COVID-19, los recién nacidos no presentaron síntomas de COVID-19, y los resultados de sus pruebas de detección fueron negativos. Pero hay evidencia que en algunos de los bebés su sistema inmunitario respondió a COVID-19 antes del nacimiento.

Se necesita más investigación para determinar el impacto del virus en los bebés durante el embarazo y después del parto. Comunícate de inmediato con tu profesional de salud si tienes síntomas de COVID-19, o has estado expuesto a alguien que lo tiene. Llama a tu proveedor de atención médica antes de ir a tu cita para hablar sobre tus síntomas y tu posible exposición, incluyendo tus viajes. Si tienes síntomas de COVID-19, y estás embarazada, tu tratamiento se centrará en aliviar los síntomas, y puede incluir tomar mucho líquido y descansar, así como tomar medicación para reducir la fiebre, aliviar el dolor, o reducir la tos. Si estás muy enfermo, es posible que tengan que hacerte tratamiento en el hospital. Si tienes buena salud al aproximarse el fin del embarazo, algunos aspectos de tu trabajo de parto y parto podrán proceder como se espera. Pero prepárate a ser flexible.

Para proteger tu salud y la de tu bebé, algunas instalaciones quizás limiten el número de personas que puedes tener en el cuarto durante el trabajo de parto y el parto. Las visitas después del parto también pueden verse afectadas. Habla con tu proveedor de atención médica sobre cualquier restricción que pueda aplicarse, aunque las restricciones podrán cambiar al cambiar los índices de infección con COVID-19, en tu área.
Tu estadía en el hospital probablemente sea más corta de lo tradicional. La OMS recomienda el parto vaginal aun en infecciones de Covid-19, la cesárea sólo cuando esté médicamente justificada. Las decisiones de parto de emergencia y de interrupción del embarazo son difíciles y se basan en muchos factores, como la edad gestacional, la gravedad de la condición materna y la viabilidad y el bienestar fetal. Si existe sospecha o confirmación de infección por COVID-19 los trabajadores de la salud deberán tomar precauciones apropiadas, hacer uso de equipamiento de protección individual, para reducir el riesgo de infección. Aún no se sabe si COVID-19 puede trasmitirse a través de la leche materna. Una investigación limitada no ha demostrado ninguna evidencia del virus en la leche materna de mujeres con COVID-19.

La preocupación más importante es si una madre infectada puede trasmitir el virus al bebé a través de gotitas respiratorias durante el amamantamiento. Si tienes COVID-19, o presentas síntomas y te están investigando por la presencia del virus, toma medidas para evitar el contagio del virus a tu bebé. Esto incluye lavarte las manos antes de tocar al bebé, y, si es posible, usar una mascarilla durante el amamantamiento. Si te estás extrayendo leche, lávate las manos antes de tocar cualquier parte de la bomba o del biberón, y sigue las recomendaciones para la limpieza correcta de la bomba.

Si es posible, pídele a alguien que esté sano que le dé la leche materna extraída al bebé. Como conclusión, sigamos con las recomendaciones y medidas preventivas de salud, sigue las indicaciones oficiales y por cualquier duda o circunstancia llama a tu ginecólogo de confianza que seguro y con gusto te pondrá ayudar. DR. HUMBERTO VITAL CABRERA Ginecólogo – Obstetra Junio 2020.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de