EntérateQuintana RooYucatán

Reapertura de las playas mexicanas debe ser gradual: Red Proplayas

● Presentan Lineamientos para la “nueva normalidad” en playas de México
● Proponen establecer horarios y zonificación
● Deben evitarse químicos para sanitizar las playas
● Sugieren limitar uso de cubre bocas, caretas y guantes en el mar

03 de junio/ Cancún, Q. Roo.- A días de la reapertura de las actividades turísticas, una de las inquietudes más frecuentes entre la población de los 17 estados costeros en México, es cuándo y cómo abrirán las playas, pero para cualquiera que ame entrar al mar y tenderse en una hamaca o sobre la arena, la gran interrogante es cómo será ahora la experiencia, en tiempos del coronavirus COVID-19.

Para descifrarlo y proponer una serie de reglas o sugerencias, la Red Iberoamericana de Gestión de Playas (ProPlayas) y sus dos nodos -A60 Altamare y Bikimi México- presentaron hoy, en una conferencia virtual, recomendaciones y lineamientos para la nueva normalidad en las playas del país.

A la par, dieron a conocer que los resultados de una encuesta realizada en línea a usuarios de playas en Yucatán, sirvieron de argumento para que la Red advierta la necesidad de reabrir escalonadamente las playas para uso lúdico local y para el turismo nacional e internacional.

El 80 por ciento de las y la ciudadanía encuestada en Mérida, dijo esperar la apertura de playas y el 60 por ciento de ellos opinó que deben abrirse gradualmente con estrictas restricciones.

El 80 por ciento de los habitantes de Progreso, la zona de playas por excelencia en Yucatán, planea ir a la playa en la nueva normalidad y el 60 por ciento coincidió con que su apertura debe ser gradual y con estrictas restricciones.

En ambos casos, concuerdan en que debe reabrirse conforme a una “zonificación por actividades” y establecer horarios para visitantes.

Los Lineamientos

Los Lineamientos propuestos forman parte de un análisis elaborado por Luis de la Peña, licenciado en Manejo Sustentable de las Zonas Costeras por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); y Ulsía Urrea Mariño y Yazmín Rubio, maestras en Estudios Urbanos por el Colegio de México (Colmex).

De acuerdo con la propuesta, la reapertura tendrá que ser gradual, acatando las medidas de las autoridades sanitarias, los protocolos existentes para empresas del sector, así como algunos lineamientos propuestos por expertos en materia de Turismo de sol y playa para la toma de decisiones.

“Si permitimos la apertura de nuestras playas a la par del turismo nacional e internacional tendremos una saturación de los espacios no regulados y, posiblemente, concentraciones de gente que propicien nuevos brotes de contagios”, indicó Ulsía Urrea, en conferencia virtual.

Se propone instalar letreros que informen sobre los Lineamientos, en los principales accesos a las playas; limitar el uso de cubre bocas, caretas o guantes en las zonas de arena y mar; no aplicar ningún tipo de químicos para sanitizar las superficies de arena; respetar los horarios y zonas establecidas para cada usuario y fomentar la sana distancia entre bañistas.

La población local debe evitar acudir en horarios “pico” y evitar los espacios concurridos; para las y los turistas, se deben establecer horarios de playa de las 10 horas a las 17 horas; limitar el uso de cubre bocas, caretas y guantes; los ayuntamientos deben sanitizar las áreas de alto contacto, medir la temperatura de visitantes y capacitar al personal en atención de casos de COVID-19.

Los prestadores de servicio en hoteles, restaurantes y bares deben trabajar con capacidad de carga mínima y distanciamiento social, emitido por el gobierno.

“La desinfección de áreas comunes en playas, no debe ser rociando químicos desinfectantes; tampoco se debe ingresa maquinaria pesada a las áreas arenosas, con excepción de las sargaceras.

“Los equipos de uso turístico como camastros, sillas, barandales, mesas, deberán seguir los protocolos de la OMS, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CCPE) y con desinfectantes aprobados por la EPA (Environmental Protection Agency) para cada tipo de superficie”, se ahondó.

La desinfección de las áreas de uso público puede ser responsabilidad de los ayuntamientos, con excepción de las ocho que son responsabilidad del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), al ser Centros Integralmente Planeados (CIPs).

“No es necesario ni recomendable aplicar ningún tipo de químicos a la arena o agua de mar”, se subrayó.

También sugieren zonificar el espacio en las playas. Un área roja, donde está la infraestructura de servicios, dentro de la playa; la amarilla, donde están las áreas residenciales de baja densidad, por donde se realizan deportes, transitan mascotas, hay bañistas locales y residentes de casas de verano; y la verde, que abarca las playas que estén bajo un esquema de conservación.

La propuesta incluye un programa denominado “Hoy Toca Playa”, a partir de la terminación de las placas de automóvil, sólo para residentes o turistas locales, por ejemplo, de Mérida a Progreso.

La reapertura de playas en otros países

A fin de integrar las sugerencias se revisaron casos en ciudades costeras del mundo, en donde ya se abrieron las playas al público, a fin de extraer aprendizajes y estar preparados ante la reapertura.

De entrada, se indicó que habrá que entender que el disfrute de las playas, no será el mismo que el mundo dejó, antes del gran confinamiento.

“La normalidad en las playas no será aquella a la que estábamos acostumbrados. La reapertura deberá ser escalonada para disminuir los contagios, priorizando el turismo local y nacional.

“Se debe generar un ambiente de confianza entre visitantes, habitantes de los municipios costeros y prestadores de servicios turísticos. Se deben evitar aglomeraciones en las áreas de playa pública, manteniendo sana distancia entre grupos de bañistas e identificar zonas aptas para los diferentes tipos de usuarios”, sugiere la Red, a través de un estudio elaborado por tres investigadores.

El documento establece que habrá que elaborar un plan de acción para la nueva normalidad en playas mexicanas, emitiendo recomendaciones generales para una reapertura gradual y estableciendo los fundamentos con bases científicas para la elaboración una guía operativa en playas, que deberá ajustarse a cada municipio costero.

“Es de esperar que tras estar cerradas durante mas de 70 días, los diversos tipos de usuarios quieran regresar a sus actividades en la línea de costa”, se advierte en el análisis hecho por los académicos, que advierte que “la improvisación de las medidas ante la reapertura en algunos países como Estados Unidos, España e Italia, deja ver la carencia de una gestión integral costera”.

Como ejemplo, Ulsía Urrea citó que, con la reapertura, en España se establecieron horarios muy cortos y únicamente para los deportistas, lo cual generó cuellos de botella y discriminación a usuarios que usan las playas para fines de esparcimiento, añadiendo que entre las medidas de limpieza utilizaron químicos como lejía.

En el caso de Florida, la reapertura de sus playas duró 15 días debido a que sus medidas de prevención fueron insuficientes y crearon aglomeraciones y pánico en las autoridades sanitarias y la población; como resultado, quedaron fuera de la próxima reapertura económica.

Para México, la investigadora aclaró que existen lineamientos de corte general, que engloban las actividades turísticas, con un apartado para playas, balnearios y parques acuáticos, retomando sugerencias del distintivo Blue Flag. El problema radica en que en México, sólo 54 playas poseen dicho certificado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
Cerca de