CampecheEntérate

Tardío informe de Pemex Exploración y Producción sobre derrame en Cayo Arcas

Cinco meses después, PEP reconoció que vertió 3,790 litros de petróleo crudo al mar desde la monoboya 2 de la Terminal Marítima, recolectando casi 90 toneladas de material impregnado, afectando flora, fauna y medio ambiente marino y costero del principal arrecife del Banco de Campeche.

CIUDAD DEL CARMEN, Cam. 13 de marzo del 2020.- Cinco meses se tardó la empresa Pemex Exploración y Producción (PEP) en informar sobre el derrame de petróleo crudo pesado maya, registrado a principios de octubre del 2019, en la terminal marítima de Cayo Arcas, ubicada a unos 170 kilómetros al norte de Ciudad del Carmen, que afectó a la flora, la fauna y el medio ambiente marino y costero del principal arrecife del Banco de Campeche.

La compañía productiva del Estado, subsidiaria de Petróleos Mexicanos, sólo se dignó a dar a conocer lo sucedido en la monoboya 2 de Cayo Arcas, luego de que la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) cerrara y archivara totalmente, mediante acuerdo de fecha 11 de febrero de 2020, el expediente ASEA/USIVI/DGSIVERRC/AMB/AI/0011/2019, iniciado por el vertimiento al medio ambiente marino.

En respuesta a una solicitud de información, Pemex Exploración y Producción aseguró que el derrame fue detectado alrededor de las 10:30 horas del seis de octubre del 2019, y “se presume que se trata de petróleo crudo, con un volumen estimado aproximado de 3.79 metros cúbicos”, equivalentes a tres mil 790 litros o 23.8 barriles (cada barril contiene 159 litros), recolectando 89.87 toneladas de material impregnado de hidrocarburo.

PEP reveló, en su reporte hecho a las 17:30 horas del mismo seis de octubre a la ASEA, que se dieron cuenta del arrojo de hidrocarburos al mar, al detectar “mancha iridiscente en mar, a 2.5 millas náuticas al noreste de la isla de Cayo Arcas”, y manifestó que se clasificó el evento de categoría 1.

El Formato de aviso de derrames, infiltraciones, descargas o vertidos de materiales peligrosos o residuos peligrosos, formalización del aviso, fechado el nueve de octubre del 2019, fue rellenado por Luis Manuel Perera Pérez, administrador del Activo de Producción Ku-Maloob-Zaap de la empresa subsidiaria y enviado a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente.

El petróleo crudo, según el mismo documento, es de clase de riesgo 3, y entre las primeras medidas que se tomaron, se realizaron “actividades de seguimiento y dispersión mecánica con chorros de agua” y se hicieron “recorridos de playa en Cayo Arcas con personal de PEP”.

En el Formato, Pemex Exploración y Producción no detalló que las afectaciones fueron ambientales, ni que el agua del mar fue afectada, y reportó que las afectaciones están “por determinar”, lo mismo que las causas probables del derrame de hidrocarburos.

La confirmación de la Semar

Con anterioridad, la Secretaría de Marina había confirmado oficialmente el gran derrame de petróleo en la terminal marítima de Cayo Arcas, suscitado el cuatro de octubre de 2019, con potenciales afectaciones a la flora y la fauna, y el medio ambiente marino y costero del principal arrecife del Banco de Campeche.

La Semar entregó dos informes de investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma del Carmen (Unacar), pero ningún dato o documento sobre la aplicación del Plan Nacional de Contingencia para Derrames de Hidrocarburos y Sustancias Nocivas Potencialmente Peligrosas en las Zonas Marinas Mexicanas, al que está obligado en este tipo de accidentes.

La solicitud de información presentada requirió “toda la información y la documentación generadas por derrames de hidrocarburos en la Terminal Marítima de Cayo Arcas, durante el mes de octubre del 2019, que incluye medidas adoptadas, volumen de la sustancia derramada, volumen recolectado, afectaciones, reportes e informes, entre otras”.

Cayo Arcas es la terminal marítima más importante para Pemex, porque desde ahí se despacha alrededor del 90 por ciento del petróleo que México exporta, principalmente a Estados Unidos de Norteamérica, aunque está situada a una distancia aproximada de 150 kilómetros del puerto de Campeche y 174 kilómetros del puerto Isla del Carmen.

Se compone de un área de agua de dos mil 353 hectáreas, donde se encuentran instaladas dos monoboyas fondeadas y una torre fija. La monoboya tiene componentes submarinos, mangueras y válvulas submarinas, cuyas líneas son de 36 pulgadas de diámetro por varios kilómetros de distancia, que es de donde se traslada el crudo para cargarlo en los buque-tanques.

Cayo Arcas también es una zona de anidación, migración y descanso de tortugas marinas y aves migratorias, hay una comunidad coralina altamente diversa y de especies únicas de invertebrados, poblaciones genéticamente únicas de tortugas, además de que es una importante zona de pesca de escama y tiburón.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.