CampecheEntérate

Palma africana = Deforestación y contaminación en Campeche

Miles de hectáreas de selvas han sido derrumbadas para establecer plantaciones de la palma aceitera y se han arrojado miles de litros de aguas contaminadas a ríos y lagunas en la zona de influencia y dentro del Área de Protección de Flora y Fauna “Laguna de Términos”.

CIUDAD DEL CARMEN, Cam. 6 de marzo del 2020.- El megaproyecto de siembra masiva de palma africana en Campeche -impulsado por el actual dirigente del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, en 2016-, trajo deforestación y contaminación de cuerpos de agua en la zona de influencia y dentro del Área de Protección de Flora y Fauna “Laguna de Términos”.

De acuerdo con el Consejo Ciudadano Mexicano por la Silvicultura Sostenible (CCMSS), el cultivo de la palma aceitera alcanza ya unas 28 mil hectáreas, por el fuerte impulso que le dieron los gobiernos federal y estatal, que en 2016 lanzaron un programa que planteaba alcanzar una superficie de 120 mil hectáreas en cinco años, considerando las más de 18 mil sembradas hasta esa fecha.

En los cinco municipios contemplados en el proyecto, empresarios palmeros cambiaron el uso de suelo de sus tierras y las autoridades ambientales lo permitieron, pues no realizaron actividades de inspección, ni impusieron sanciones por el derrumbe de selvas, ni la Comisión Nacional del Agua sancionó la apertura de pozos, canales y represas sin permisos para el riego de las plantaciones.

Una de las primeras compañías en violar la ley ambiental fue la costarricense Palma Tica, que en el municipio de Palizada estableció una plantación de alrededor de cuatro mil 200 hectáreas, para lo que tumbó más de 600 hectáreas de selva mediana.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) nunca le otorgó una autorización ambiental, ni para el cambio de uso de suelo, ni para el establecimiento de su plantación, y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) le clausuró y le aplicó una multa que se ha negado a pagar.

Esta misma empresa construyó un sistema de riego, con canales y represas, que utiliza para proporcionar agua a su plantación, y que arrojan miles de litros de agua con residuos de fertilizantes, herbicidas, insecticidas y fungicidas, utilizados para controlar plagas y enfermedades, contaminando finalmente el río Palizada.

Otro ejemplo fue la compañía Frutas Tropicales de Campeche (Frutoka), propiedad del ex secretario de Desarrollo Rural, Armando Toledo Jamit -el mismo que tenía a su cargo el programa palmero de “Alito”-, que estableció cerca de tres mil hectáreas en el rancho Oxcán, con sistema de riego, sin permiso de la Semarnat, ni haber sido sancionado por la Profepa, como correspondía.

Un caso más reciente es el del empresario Mauricio Merino Sosa y sus hermanos, quienes presentaron un estudio ambiental para la autorización de una plantación de alrededor de mil 700 hectáreas de palma africana, pero la Semarnat le negó la autorización, porque el 80 por ciento de la superficie es de selva mediana o baja, y ya se habían adelantado a deforestar, al menos, 70 hectáreas del predio San Joaquín del Este, en el municipio del Carmen.

Ni despetrolizó, ni generó empleos

El Programa Estratégico de Palma Africana, como fue anunciado pomposamente por Alejandro Moreno, no llegó a ser la “alternativa para despetrolizar la economía de Campeche y generar miles de empleos”.

A pesar de que el gobierno federal y el estatal no apoyaron, como habían anunciado, a los productores, el cultivo de palma logró extenderse en más de 10 mil hectáreas en Campeche, no sin resultar en mayores afectaciones a los cuerpos de agua y mortandad de peces en los ríos que desembocan en la Laguna de Términos.

El CCMSS señala que “para ser productivas, las plantaciones de palma requieren de grandes volúmenes de agua, agroquímicos y fertilizantes. Por las condiciones del suelo de la región, una gran cantidad de esos compuestos químicos se infiltran en el suelo y contaminan los cuerpos de agua; además en temporada de lluvias todas esas sustancias escurren a los ríos y lagunas”.

Una de las plantas extractoras de aceite, ubicada a la vera del río Candelaria, cuentan con presas de oxidación de residuos, que se ubican a unos cuantos metros de los ríos y cuando es temporada de lluvias, se rebosan y los residuos van a dar hasta la Laguna de Términos.

En el sur de Campeche, los propietarios de grandes plantaciones de palma han construido represas y canales para acaparar grandes volúmenes de agua para regar sus cultivos. Cuando las lluvias inundan sus parcelas, abren las compuertas de estas represas para que el agua se desfogue al río, llevando los fertilizantes y agroquímicos.

En riesgo, biodiversidad de Laguna de Términos

La representante de la organización ambientalista Marea Azul, Lourdes Rodríguez Badillo, afirma que “el uso indiscriminado de fertilizantes y otros agroquímicos para mejorar la productividad de las plantaciones de palma africana genera daños a la Laguna de Términos, ya que en la temporada de lluvias todas esas sustancias escurren a los ríos y las lagunas”.

La ecologista señala que “en Campeche, no podemos permitir la entrada de empresas agroindustriales con pésima reputación en su país de origen, que vienen a sembrar palma y que propician contaminación y deterioro de los cuerpos de agua”, con la complicidad de Profepa y Semarnat.

Rodríguez Badillo precisa que la Laguna de Términos tiene una enorme biodiversidad que incluye la presencia de 700 delfines residentes que podrían verse muy afectados. Además, “mucha gente de esta región de los ríos y la Laguna se dedica a la pesca y ha visto mermada su principal actividad económica”.

“No puedo creer que un palmicultor beneficiado haya sido el ex secretario de Desarrollo Rural del gobierno del estado, Armando Toledo. Él es un señor que se dedica a la palma y es dueño de una planta extractora de aceite de palma, fue uno de los principales promotores de este cultivo en la entidad, de hecho, muchos compañeros denunciaron muchas veces el conflicto de intereses entre su posición en el gobierno estatal y sus actividades como palmicultor. Pero en un entorno de corrupción esto representaba un problema menor”, expone.

“Es un proyecto fallido, porque lo que antes fue selva, está sustituido por bosques de palma, que no están siendo cosechados, que están inutilizados. Se perdió la selva y la fauna y ahora no se obtienen utilidades de esos proyectos de palma”, agrega.

“Parece que hay un tema de corrupción, porque el interés no estaba tanto en la producción de aceite, sino más bien en el dinero que se repartió para la siembra, generación de plantas y viveros”, denuncia.

Indica que “es un absurdo autorizar gigantescas extensiones de monocultivos a la orilla de los ríos, y de plantas extractoras que a la hora de extraer el aceite, los residuales se escurren hacia el río, aunado a las toneladas de veneno que utilizan para el crecimiento de la palma. Los palmicultores ocupan estas sustancias en grandes cantidades y sin ninguna regulación”.

“Ocurrió mortandad con peces que se alimentan en el fondo de los cuerpos de agua, que es donde se acumulan estas sustancias tóxicas que escurren de las plantaciones de palma a los cuerpos de agua. Y si esto ocurrió con unas especies, también puede afectar a otras que son más delicadas, como los manatíes, los delfines y otras”, advierte.

Acaparadores de concesiones de agua

Otro problema es que los empresarios palmeros han acaparado las concesiones de millones de metros cúbicos de agua, como denuncia la agrupación civil Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Específicamente, citó a la empresa Agro Industrias Palmeras de la Patrona, que tiene concesionado el uso de 36.9 millones de metros cúbicos anuales; Agro Industrias Palmeras de la Candelaria, con 21.8 millones, y Sembradíos de Palma de Guadalupe, con 19.3 millones de metros cúbicos.

De acuerdo con la investigación periodística “Los explotadores del agua”, en la entidad campechana hay tres mil 313 concesiones de agua para uso agrícola, pero empresas y personas que tienen a su disposición tanta agua que, con ella, sería posible atender a comunidades completas.

“En el sureste del país, entre las empresas que más agua tienen a su disposición están las que se dedican a la siembra de palma africana —que se usa, entre otras cosas, para producir aceite—; la expansión de este cultivo ha provocado problemas de deforestación en aquella región”, revela.

“Y mientras estas empresas y personas no tienen problemas para disponer de miles de metros cúbicos de agua al año, más de ocho millones de hogares en el país reciben agua cada tercer día, dos veces por semana o de vez en cuando, de acuerdo con el Inegi (Instituto Nacional de Estadística y Geografía). Y en dos millones 85 mil hogares, solo consiguen agua acarreándola de ríos, lagunas o arroyos”, contrasta.

“El mapa de la explotación del agua en México muestra que aquellos con capacidad económica o influencia política exprimen un sistema diseñado para el acaparamiento de ríos y pozos en unas cuantas manos. Es el mapa de una injusticia institucional, donde a lo largo y ancho del país, las comunidades siempre resultan ser las más afectadas”, puntualiza.

Agro Industrias Palmeras de la Patrona es una compañía que se dedica al cultivo de palma de aceite. Tiene dos concesiones de agua para uso agrícola, con un volumen anual autorizado de 36 millones 869 mil 971 metros cúbicos, ubicándose la posición 35 en el ranking nacional.

Agro Industrias Palmeras de la Candelaria se dedica al cultivo de palma de aceite. En medios locales, se han difundido denuncias de trabajadores y ejidatarios en contra de la empresa por incumplimiento en derechos laborales y por daños al ambiente. Cuenta con una concesión del vital líquido para uso agrícola, con un volumen anual de 21 millones 803 mil 971 metros cúbicos, ocupando el lugar 55 a nivel nacional.

Y Sembradíos de Palma de Guadalupe es una empresa que se dedica a la siembra de palma de aceite, tiene dos concesiones de agua para uso agrícola, con un volumen anual de 19 millones 323 mil 360 metros cúbicos. Están en la posición número 58 del ranking nacional.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.