EntérateQuintana RooSororidad

Sin mujeres, el sector turístico del Caribe Mexicano se quedaría sin fuerza laboral

Al anunciar su adhesión a la protesta pacífica y al paro nacional “Un día sin Nosotras”, el 8 y 9 de marzo, la Red por la Equidad y los Derechos Humanos de Quintana Roo (REDDHH), advirtió que, sin mujeres, la industria turística del estado “se quedaría sin fuerza laboral”, por lo cual demandó a gobiernos, legisladores, jueces, empresarios y demás sectores, implementar acciones reales para frenar la violencia feminicida en la entidad.

La Red expuso que el paro nacional del próximo lunes persigue visibilizar -a través de la ausencia de las mujeres- la magnitud del hueco que dejarían en las esferas social y económica del país, si desaparecieran totalmente de México.

A nivel local “¡evidentemente la industria turística, quedaría sin fuerza laboral!”, subrayó el colectivo ciudadano, al señalar que una muestra real en pro de las mujeres, sería que las empresas mejoren las condiciones laborales de sus empleadas y que el gobierno, además, cumpliera con sus funciones para garantizarle a todas, seguridad y condiciones de equidad.

Bajo esa premisa, la Red se sumó a las críticas a nivel nacional y local, en torno a la postura de empresas y gobiernos que, “en apoyo” a las mujeres, les “autorizaron” ausentarse de sus funciones para “permitirles” participar en el paro.

La posición de la iniciativa privada y de las autoridades al “concederles” la ausencia, sin represalias económicas o laborales, replica a nivel masivo el pensamiento patricarcal que confiere a los hombres el derecho de “dar permiso” a una mujer para hacer o no hacer, incluso cuando se trata de participar en un acto de protesta, han señalado activistas, dentro y fuera del estado, durante los últimos días.

“Desde el ámbito empresarial la adhesión generalizada es interesante; sin embargo,  la mejor forma de sumarse a la eliminación de la violencia soterrada en el ámbito laboral es pagar salarios justos, horarios y cargas de trabajo equitativas, trato digno y respetuoso, sin acoso y hostigamiento para las mujeres, aquellas que sostienen a la industria turística en sus hombros”, indicó la Red por la Equidad.

Turismo, industria sostenida por las mujeres

Si bien oficialmente se desconoce el porcentaje real de la participación de las mujeres en el sector turístico local, las estimaciones de las autoridades estatales infieren que rebasa el 60 por ciento, como sucede a nivel nacional.

Recepcionistas, secretarias, comunity managers, cocineras, camaristas, meseras, guardias de seguridad, publicistas, vendedoras de tiempos compartidos, animadoras, bar tenders, chefs, gerentes, ejecutivas, dueñas de agencias de viajes y hoteles, son las posiciones que las mujeres ocupan dentro de la industria turística.

Desde la academia, la rectora de la Universidad del Caribe, Pricila Sosa, indicó, en entrevista a parte, que en Baja California y Quintana Roo, las mujeres conforman la mayoría de la población económicamente activa, lo que en ambos estados se corelaciona con la actividad turística.

“Solamente las camaristas sostienen gran parte. Hay una proporción mínima de camaristas hombres”, dijo, al señalar que la incursión de las mujeres en puestos gerenciales y directivos, es menor, pues se les ubica en puestos operativos o de atención al cliente.

Acciones reales, no simulaciones

Por separado, Vanesa González Rizzo, integrante de la agrupación Derechos Autonomías y Sexualidades (DAS), llamó a la iniciativa privada a brindar condiciones laborales que sean congruentes con el combate y erradicación de la violencia y no sólo a “colgarse” del movimiento feminista.

“Ahora está muy ‘cool’ ser feminista y entonces soy una empresa que vivo acoso laboral todos los días, mis empleadas viven acoso laboral y hostigamiento todos los días, pero lanzo un comunicado diciendo que yo sí apoyo a las empleadas de esta empresa para que hagan el paro y no les voy a descontar el día.

“Entonces…perdón, dejémos de ser cínicos y cínicas. Seamos congruentes. Yo les invitaría a hacer una reflexión interna de cuánto están haciendo dentro de sus lugares de trabajo, dentro de sus familias, dentro de las escuelas, para contrarrestar esta violencia que viven las mujeres”, expresó.

De la violencia institucional

Dentro de sus demandas,  la Red por la Equidad y los Derechos Humanos, exigió a la XVI Legislatura, crear, corregir y perfeccionar el marco legal y asignar el presupuesto suficiente para dotar de instrumentos y recursos al gobierno estatal y de los 11 municipios, a los que pidió, diseñar y ejecutar acciones concretas, eficaces y medibles para prevenir, atender y combatir el problema de raíz, más allá del discurso oficial.

Lo anterior incluye fortalecer la atención de las instituciones encargadas de protección y defensa de los derechos de las mujeres.

“Al Poder Judicial se le demanda procuración, impartición y administración de justicia con perspectiva de género y sin más retrasos y sin excusa ni pretextos. Demandamos atención al interior de las cárceles; frenar de inmediato el trato indigno y degradante hacia las mujeres”, indicó.

Al criticar la “falsa representación” de organismos sindicales, que desprotegen a las

trabajadoras del sector turismo, la Red exigió que cese el abuso de los líderes sindicales y subrayó que, sin mujeres, la industria turística quedaría sin fuerza laboral.

También criticó el papel de los medios de comunicación, tanto tradicionales, como digitales, a los cuales se pidió “hacer un alto a su instinto de ‘vender noticia’” y eliminar todas las imágenes que cosifican a las mujeres y niñas.

“No empleen aquellas imágenes que hacen apología de la violencia contra mujeres y niñas. ¡Comuniquen sin violentar!”, enfatizó.

El pronunciamiento de la Red se dirigió además al sector educativo, militar y eclesiástico, para reformar  sus políticas internas en torno al acoso, hostigamiento y agresión sexual, para que se castiguen tales conductas “sin dilación, sin excusas y sin prescripción del delito”.

Además solicitó respetar los derechos humanos de las mujeres de pueblos originarios, adultas mayores y mujeres con discapacidad de los colectivos Lésbico-Gay-Bisexual-Transgénero-Transexual-Travesti e Intersexual (LGBTTTI).

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.