EntérateYucatán

Destraban conflicto, habrá Hospital de Ticul

El Hospital de Ticul, previsto para operar desde hace 6 años y que derivó en denuncia al Gobierno del Estado, será puesto en marcha, luego que el Gobierno federal y el estatal llegaron a un acuerdo con la empresa demandante.

En un comunicado de prensa del Gobierno del Estado se detalla que luego de 15 meses, el Gobierno Federal y el Gobierno Estatal alcanzaron un acuerdo con Grupo Marhnos, encargado de la construcción, operación y mantenimiento del Hospital de Ticul mediante el esquema de Proyecto de Prestación de Servicios (PPS), por lo que la empresa retirará la demanda legal que interpuso en contra del Gobierno del Estado, sin que esto represente que la actual administración estatal tenga que realizar pago alguno a esa compañía derivado de fallos en procesos legales.

Sólo se devolverá a Grupo Marhnos un monto de recursos que depositó al Fideicomiso con el cual se financiaba la construcción de dicho nosocomio, acuerdo que se formalizará próximamente.

Fue el consejero Jurídico del Gobierno de México, Julio Scherer Ibarra, el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo Aburto, el director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Ferrer Aguilar, y el Gobernador de Yucatán Mauricio Vila Dosal, que se logró la reactivación del hospital.  

“Se realizan las gestiones correspondientes para que el IMSS sea el que realice la inversión del proyecto en Ticul, el cual se complementaría con un Centro de Rehabilitación Regional del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF)”, se informó.

Este Hospital Fue impulsado por el gobierno de Ivonne Ortega Pacheco, la cual autorizó la 59 Legislatura local para que se realizara a través del esquema PPS, que implicó el establecimiento de un contrato de servicios de largo plazo, con Grupo Marhnos.

En septiembre de 2012 se firmó el contrato con la empresa y se informó que sería un hospital de segundo nivel en el que se invertirían 1,300 millones de pesos y que estaría listo en marzo de 2014.

Para febrero de 2015, no se había entregado el nosocomio, la obra se suspendió y para mayo de ese mismo año, el gobierno de Rolando Zapata Bello decidió cancelar el contrato, por lo que la empresa demandó al Gobierno del Estado Yucatán por la cancelación del mismo. Desde ese entonces, el hospital permanece inconcluso, lleno de maleza, abandonado y en malas condiciones.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.