EntérateYucatán

Consolida Yucatán siembra de maíz en Otoño-Invierno

La siembra de maíz comercial en Yucatán, durante el ciclo Otoño-Invierno (cuándo no hay lluvias y se depende de los sistemas de riego) se consolida cada año en el Estado; la expectativa para este 2020 es que se mantengan las 6 mil hectáreas sembradas, que significan una cosecha de 30 mil toneladas de grano, detalla información estadística de SADER y del Gobierno del Estado. Este ciclo comienza en Yucatán entre diciembre y enero, cuando terminaron las cosechas de soya del ciclo Primavera-Verano, ya que son los meses de siembra de maíz y se cosecha en Mayo y junio, para tener listas las tierras de la siembra de soya. Son terrenos del llamado “ciclo combinado”, el Primavera-Verano en Soya y el Otoño-Invierno en maíz.
Para este mes de marzo es cuando se tiene la información más certera sobre lo sembrado y lo que se podría cosechar, lo que permite prever que serán 6 mil hectáreas.

La expectativa para este 2020 es que se mantengan las 6 mil hectáreas sembradas, que significan una cosecha de 30 mil toneladas de grano

Crecimiento

De acuerdo con las estadísticas de la SADER, en Yucatán ha venido creciendo la siembra comercial del ciclo Otoño-Invierno, el año pasado se sembraron 6 mil hectáreas en todo el Estado, siendo Tizimín el de mayor superficie con 4,600 hectáreas. La producción de ese ciclo fue de 30 mil toneladas, que son las mismas que se esperan para este ciclo Otoño-Invierno 2020. En Yucatán hay una creciente demanda de granos por parte de la industria pecuaria, donde se agrupa la engorda de pollos, pavos, así como de cerdos y de ganado. El grano forma parte de las mezclas para la preparación del alimento balanceado de los animales, por lo que la creciente industria pecuaria permite la comercialización de lo que se coseche.

Historia

Las estadísticas de la Sader reportan que Yucatán, en el ciclo O-I del 2019, sembró 6 mil hectáreas y se cosecharon 30 mil toneladas, en el 2018 también fueron 6 mil hectáreas, lo que muestra que es una actividad que se consolida, como consecuencia de las inversiones en sistemas de riego, paquetes tecnológicos y mecanización de las tierras que dejan rendimientos de hasta 7 toneladas por hectárea. Las estadísticas reflejan que el primer año que Yucatán sembró maíz en el Otoño-Invierno fue en el 2017 con 4 mil hectáreas y hubo una cosecha de 28 mil toneladas. Las siembras son entre diciembre, enero y hasta febrero y las cosechas empiezan en mayo, para preparar la tierra y sembrar soya. El crecimiento en Yucatán de este ciclo se debe principalmente a las inversiones y los sistemas de riego que se han implementado, como son los llamados Pivotes, que permite controlar la producción y obtener mejores rendimientos que en el ciclo Primavera-Verano, que es cuando llueve. Los datos duros de Sader, reflejan que en el año 2011 Yucatán apenas registraba 730 hectáreas destinadas al cultivo de maíz en el ciclo Otoño-Invierno, con rendimientos promedio de 3 toneladas por hectárea. Ahora son 6 mil hectáreas que se consolidan pro tercer año consecutivo.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.