EntérateQuintana Roo

Amenazan a reportero donde el Grupo Riu construye nuevo hotel en Cancún

Adriana Varillas | 04 de marzo/ Cancún, Q. Roo

Un reportero denunció haber sido amenazado de muerte por personal de seguridad que resguarda las obras de construcción del hotel Riviera Cancún, propiedad de la cadena española Riu.

El comunicador reprochó que, al activar el botón de pánico que le proporcionó el Mecanismo de Protección a Personas Defensoras y Derechos Humanos y Periodistas, a cargo del gobierno federal, nadie acudió a auxiliarlo.

Santiago Hernández Rodas, quien colabora con medios digitales como la agencia Quadratin en Quintana Roo, El Quintana Roo Hoy y Quinto Poder, acudió al predio localizado en la Tercera Etapa de la zona turística de Cancún, en Punta Nizuc, para corroborar si la empresa ibérica suspendió los trabajos de construcción, como lo mandató un juez federal.

El comunicador llegó al sitio, aproximadamente a las 10 horas de ayer y comenzó a tomar fotografías de la actividad que registraba ahí, con trabajadores y maquinaria aún en marcha.

La orden de información que recibió, fue la de constatar si las obras se habían suspendido y, al observar que no, procedió a documentar gráficamente los hechos.

“Cuando estaba tomando las fotos, vi que abrieron una puerta y una persona salió a amenazarme. Era el jefe de seguridad. Lo primero que hizo fue intimidarme.

“Me dijo ‘¿qué, te sientes muy protegido?’, yo le respondí que no, qué estaba haciendo mi trabajo. ‘¿Qué no sabes que aquí te puedes quedar, enterrado debajo del cemento?’, me dijo y pues, yo me saqué de onda. Luego vino otro a querer quitarme el equipo, pero ese me aclaró que no me quería hacer daño, pero que seguía órdenes. Otro me tiró una piedra”, narró el comunicador.

“Rodas”, como es conocido en el medio periodístico local, manifestó que lo dicho por el guardia de seguridad, a quien alcanzó a tomarle fotos, no fue una advertencia de seguridad, sino una amenaza evidente, que le hizo retirarse del lugar, asustado.

Antes, dice haber activado el botón de pánico que le fue proporcionado como parte del Mecanismo de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, al que fue inscrito años atrás, cuando fue amenazado por un policía municipal en 2018.

“Estuve ahí una hora y nunca llegó nadie. Si me hubieran hecho algo, si de verdad me hubieran matado, nadie hubiera sabido, nadie llegó por mí”, lamentó.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.