Quintana Roo

Xcacel-Xcacelito, en Quintana Roo, certificada como la mejor playa del mundo por su valor escénico

Adriana Varillas | 01 de marzo/ Cancún, Q. Roo.

Por su alto valor escénico, Xcacel-Xcacelito, bahía considerada como el principal sitio de anidación de la tortuga marina en Quintana Roo, obtuvo la certificación “Clase 1” de la Red Iberoamericana de Gestión y Certificación de Playas (Proplayas), que la ubica ahora como la primera playa a nivel mundial en su tipo.

Ubicada a 20 kilómetros del poblado de Tulum, en la zona norte del estado, Xcacel-Xcacelito ha sorteado en tres ocasiones, la intención de inversionistas españoles y nacionales, por desarrollar megaproyectos hoteleros de alta y baja densidad, en los últimos 20 años.

Ante el más reciente intento por edificar hoteles en la zona, se presentó un punto de acuerdo en el Senado de la República, en marzo del año pasado, para evitar “cualquier” desarrollo turístico o inmobiliario que ponga en riesgo el Santuario.

La organización e intervención de la sociedad civil ha sido fundamental para defender la zona, propiciar la articulación de los esfuerzos ciudadanos por conservarla, preservar sus recursos naturales e incidir para que las autoridades garanticen que siga siendo el principal sitio de anidación de tortugas marinas, de las especies caguama (Caretta caretta) y blanca (Chelonia Mydas).

Con una superficie de 362 hectáreas de selva y playas, en donde conviven manglares, cenotes y al menos 64 especies de coral, el Santuario de la Tortuga Marina Xcacel-Xcacelito fue decretado como área protegida estatal en 1998.

Ahora, obtuvo la certificación que la acredita como la primera playa mundial por su alto valor escénico, luego de someterse a la evaluación de la Red Proplayas.

La evaluación comparó por lo menos 100 playas en el mundo y fue hecha mediante una metodología desarrollada, originalmente, por un grupo de investigadores británicos y turcos, que toma en cuenta 27 indicadores naturales y humanos.

El sistema se probó exitosamente, tiempo después, en países como Cuba, Ecuador, Colombia, Argentina, Brasil y México; cuenta con la verificación en el sitio, de dos evaluadores, uno de ellos internacional y otro, nacional, que conozca el contexto local, en materia ambiental, social y jurídico e inserta modelos matemáticos.

“Hay formas de saber qué tipo de paisaje costero le emociona y gusta al 99.9 por ciento de las personas. La evaluación toma en cuenta 18 parámetros naturales y ocho, humanos, que sirven para reducir la subjetividad, para que podamos asegurarnos de que este paisaje es espectacular, que está realmente bien conservador.

“Además de los 18 parámetros naturales y los ocho, humanos, hay un motor de lógica difusa, que por medio de ponderaciones matemáticas genera una valoración, identificada como Grado D. Todo esto reduce la subjetividad”, explicó el coordinador general de la Red Proplayas, Camilo Mateo Boteo Saltaren.

El activista dijo que el procedimiento usado está contenido en una publicación de 600 páginas.

“No es que vino un auditor y le pareció bonita y la pasa; y si tuvo un mal día, no la pasa. Vinieron dos evaluadores, uno nacional y otro internacional, con nivel de Doctorado y deben conocer el sistema de certificación de playas”, detalló.

El método posee cinco clases. La “Clase 5” es la más baja y la “Clase 1”, la de mayor valor.

La Red Proplayas nació en 2007 en Tulum. Está compuesta por 60 grupos de trabajo en 16 países y la integran científicos, consultores, empresas dedicadas a la gestión costera y nodos de servidores públicos.

En Quintana Roo el nodo “Riviera Maya” está coordinado por Gladys Pérez. Para entrar en el proceso de certificación, se requiere notificar la intención de sujetarse al método y poseer un sistema de gestión que articule esfuerzos en la conservación del sitio, que asegure la continuidad de las condiciones ambientales del lugar, por ejemplo.

El sistema de certificación incluye la elaboración de un estudio para medir la Capacidad de Carga turística de las playas, de acuerdo con su uso, así como de un inventario de equipamiento y de servicios existentes.

Se determina la zonificación de las playas turísticas mediante la determinación de las diferentes actividades que se practican en ellas, llamadas usos y se define un procedimiento y requisitos para la Certificación de Playas turísticas, lo que incluye un estudio que compara el sitio evaluado, con otros en el mundo.

La obtención de la certificación “Clase 1” fue anunciada durante el 22 aniversario del Área Natural Protegida Reserva Estatal Santuario de la Tortuga Marina “Xcacel-Xcacelito” y celebrada por el titular de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA), Alfredo Arellano, y por la directora general del Instituto de Biodiversidad y Áreas Naturales Protegidas de Quintana Roo (IBANQROO), Elvira Carvajal Hinojosa.

Boteo Saltaren adelantó que se trabaja en próximas certificaciones, en playas de Colombia, Cuba, Perú y Panamá. Mañana serán revisadas dos más, una de ellas en Brasil y otra en Argentina.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.